viernes, 31 de enero de 2014

4º Entreno de Apuko Igoera, con susto incluído, junto a Pablo San Juan y Raúl Domingo. (29/1/2014)

La carrera Apuko Igoera se va acercando inexorablemente y yo me sigo poniendo las pilas para hacer un poco de fondo e ir sumando kilómetros a mis piernas para el día 16 de febrero.

Hoy he vuelto al circuito de la carrera acompañada de mi estimado amigo Pablo San Juan y de un colega suyo de toda la vida que ha venido exclusivamente de Burgos para reencontrarse con su amigo y hacer él también el entreno.

Yo, como siempre, me apunto a una batalla más con el barro y me he unido a ellos para dicho entreno.  

Hemos empezado el entreno con una foto previa de los tres en Zaramillo y con el monte Apuko al fondo vigilándonos.  
Pablo poniendo en marcha su reloj Sunnto Ambit 2.
Foto previa al entreno de hoy.


Pablo y Raúl hoy estrenaban zapatillas nuevas los dos. Unas Innov todas sicodélicas que no pasaban desapercibidas por sus colores, la verdad, jajajaja....  Así que estaban como dos chiquillos con zapatillas nuevas, jajaja...  Deseando estrenarlas y ponerlas a prueba en el recorrido que prometía barro a raudales y zonas pedregosas con gran peligro de resbalones.

A eso de las dos de la tarde pasadas, hemos empezado el entreno saliendo de la zona habitual de salida de la carrera con buen ánimo y con ganas de monte y barro,  jajajaja....

La lluvia incesante, nos ha acompañado prácticamente en todo el recorrido y nos ha remojado al 100% sí o sí, jajaja...

Los primeros kilómetros en subida constante por la pista hormigonada han sido como siempre, caóticos y han hecho que de vez en cuando los afrontáramos caminando en vez de corriendo, pensando en todo lo que quedaba por delante y que la lluvia no nos iba a ayudar mucho en cuanto al ritmo a llevar.
Raúl y Pablo, subiendo a buen ritmo los primeros kilómetros de pista hormigonada.
Íbamos muy a gusto con todo el monte para nosotros solos y de vez en cuando, alguna foto hemos sacado para tener de recuerdo.
Paradita para hacer foto para el recuerdo.
¡¡Yo no me iba a quedar sin hacerme una foto con este paisaje y compañero!! jajaja...
Otra foto más con este nuevo amigo que he tenido el gusto de conocer, Raúl.
Ha habido momento para todo, para charlar, ver el paisaje que de ciento en viento se dejaba ver en alguna zona clareada, echar risas, muy guay todo.

Lo bueno de ir detrás de mis compañeros era poder sacarles esta foto por ejemplo.
¡¡¡Fotaza con el cortafuegos del Eretza al fondo y cayendo agua-nieve!!!
Yo, para no variar iba por detrás de Pablo y Raúl ya que la zancada mía no tiene nada que ver con la de ellos, pero cada cierto tiempo paraban un poco o se ponían a andar para que yo les diera caza y ponerme a su par, jajaja....  ¡¡¡Todo un detalle!!!   Pero la realidad es que al de poco de empezar a correr monte a través, me vuelvo a quedar un poco descolgada y al final decido decirles que no se preocupen por mí, que tirasen para adelante sin problemas que no me iba a perder porque estaba todo bien marcado y ya siendo la cuarta vez que entrenaba por allí, lo tenía bastante claro que no me iba a perder.  ¡¡¡Craso error!!!
video

Pues fue decir ésto, y al de una media hora, voy y me pierdo.  ¡¡¡¡Síííííí!!!!   Has leído bien, jajajaja..... 

Resulta que cuando ya habíamos hecho más de la mitad del recorrido, aproximadamente 15,9 km. iba bastante descolgada y había perdido la referencia visual con Pablo y Raúl y claro, yo iba tranquila porque confiaba en las marcas puestas por la organización de la carrera y en que ya había entrenado por el circuito 3 veces anteriormente con lo que todo se me hacía conocido y reconocible, así que no veía problema en haberles perdido de vista a mis compañeros.  Es más, estaba segura que en poco tiempo me volvería a encontrar con ellos como en los kilómetros anteriores, cuando parasen a esperarme.

¡¡¡Pues nada más lejos de la realidad!!! jajajaja.... Y no por culpa de ellos, eh?  Sino por mi poquísima pericia en fijarme en las marcas y errar en la dirección a coger.   La cuestión es que llegué a un punto en el cual había varios caminos o sendas que se cruzaban y me quedé mirando detenidamente para buscar las marcas rojas y que me diesen la pista a seguir.  Pero no lo vi claro porque estaban parcialmente borradas y no sabía si lo que veía era una cruz, indicándome que no siguiera por allí, o una flecha que me indicaba que seguiría adelante.   No lo tenía nada claro, la verdad.  Entonces busqué con la mirada más allá de estas marcas y vi un punto rojo en un poste indicador de sendas y me dije: "Por fin lo tengo claro, para allá que voy". 

Me pongo a correr con el convencimiento de que había cogido el camino correcto y era una pista forestal totalmente rodeada de pinos por la cual se transitaba fenomenalmente.   Iba mirando a lo lejos a ver si les veía a Raúl y Pablo mientras no paraba de correr porque me estaba dando cuenta de que me había distanciado esta vez demasiado de ellos.  A la vez, iba mirando para los lados y hacia el suelo para intentar buscar alguna marca roja más que me confirmara que estaba en la senda correcta y la verdad es que sólo vi una pequeña pintada en el tronco de un pino, pero que no era ni flecha ni aspa, así que pensé que realmente tampoco hacía falta que hubiese marcas por allí ya que era el único camino posible a seguir.

Continué andando y corriendo pero la lluvia arreció y el silbido del viento hacía que todos los pinos que me rodeaban gimiesen con sus ramas y me entrara un poco de angustia.  Al final, cuando ya había pasado más de un kilómetro sin tener la seguridad de estar en el camino correcto, decido dar la vuelta en busca del punto en el que me había desviado y con la necesidad de encontrarme con mis compañeros que seguro que lo estarían pasando mal a causa de mi extravío. Le mandé un wassap a Pablo, pero enseguida me acordé de que dejó el móvil en su coche, con lo cual no servía de nada mi intento de localizarlo.

El cuerpo se me había quedado completamente helado de frío a causa de la lluvia caída sobre mí y que con la compañía del viento hizo que la sensación fuer mucho peor.  Pero decido volver a correr, para ver si entraba en calor y con el único propósito de volver a encontrarme con Pablo y Raúl.  

Mientras volvía sobre mis pasos, me acordé de que llevaba un silbato de emergencias que siempre llevo cuando estoy en el monte y sin pensarlo dos veces, empecé a silbar con él para intentar buscar respuesta de mis compañeros de entreno.  Soplé con mucha fuerza, tanta que casi me quedo sorda yo por la estrepitosidad del ruído.  

Cuando volví a soplar fuertemente el silbato por segunda vez, entonces oí gritos a lo lejos que intuía que eran de Pablo y Raúl llamándome a "grito pelado" y yo volví a silbar y les grité que sí que era yo, que ya iba, que me esperasen.  Aceleré el paso para llegar a donde estaban ellos y por fin tras unos momentos de angustia, volvimos a reencontrarnos los tres.   ¡¡¡Qué gran alivio, por Dios!!!  Raúl, me preguntaba a ver qué me había pasado y Pablo me miró con una cara como diciendo "menudo susto nos has dado maja" pero en ese momento, no sé si por los nervios o porque todos estábamos helados, reiniciamos la marcha al trote para dirigirnos hacia la parte final del recorrido con la intención de hacer cima en Apuko.

Mientras avanzábamos, nos íbamos mirando como diciendo "madre mía qué susto".   Más adelante Pablo se rezagó un poco para ponerse a mi par y poniéndome un brazo sobre el hombro, preguntarme si estaba bien. Y yo le dije que sí, que no se preocupase.  Que todo había sido culpa mía por despistarme de ellos.  Y es que eso es realmente lo que pensaba.  Pero le vi un poco agobiado y con el miedo metido en el cuerpo aún, y yo le quise quitar un poco de hierro al asunto, diciéndolo que ya sabía lo que tenía que hacer si quería disfrutar de un entreno en condiciones, jajaja.... No avisarme.   Y él estupefacto me miró y me dijo con la cabeza como que no.

Cuando llegamos a la base del Apuko, y viendo que el tiempo arreciaba a empeorar por momentos, decidimos no hacer cima porque teníamos las piernas duras del frío y del agua que nos había inundado todos nuestros cuerpos hasta los huesos.
video

Continuamos nuestro últimos kilómetros hasta llegar al pueblo de Zaramillo y dar por finalizado el entreno con susto de hoy.

Cambiarnos de ropa a todo correr para no coger una neumonía y luego a un bar a tomar algo calentito como unos caldos y un café con algo de comer y después despedida de Raúl y Pablo y yo hacia Bilbao.

Foto final del 4º entreno de Apuko Igoera.
Una cosa tengo clara.  Y es que una no se puede confiar en el monte aunque crea que domina el terreno y lo conoce.  Así que la próxima vez tendré que tener más cuidado y estar más atenta.

Aún así, el entreno ha merecido la pena del todo por la buena compañía con la que he ido.   Gracias Pablo y Raúl por vuestra grata compañía y perdón por haberos dado tal susto con mi pérdida en el monte.

  http://connect.garmin.com/activity/437554691

miércoles, 29 de enero de 2014

XXVIII Cross Itxartu de Algorta. (26/1/2014)

El mes de enero se va acabando y hoy he participado en mi 2ª carrera de este año 2014, el cual he empezado con ganas e ilusión por algunas carreras que ya tengo incorporadas a mi calendario y que antes no había hecho.  Bueno, también es normal, ya que soy una recién iniciada en el mundo running, pero algunas de las carreras que hice el año pasado las volveré a hacer éste.

Hoy se ha celebrado la XXVIII edición del Cross Itxartu Taldea, que tiene ya una gran tradición en Getxo y en la que participan corredores de muchos municipios de los alrededores.

Había carreras para todas las edades desde los más pequeños hasta la categoría de veteranos y con distintos recorridos según la categoría.  En esta ocasión mi marido también se ha animado a participar, así que hemos ido los dos a la carrera de veteranos, ya que los dos tenemos 35 años cumplidos, jajaja....

Hemos llegado una hora antes para poder aparcar bien el coche y no muy lejos del punto de salida de las carreras que estaba situado en Algortako Etorbidea, justo al lado del Batzoki ya que la sede del club Itxartu está en el mismo Batzoki.

Cuando nos hemos acercado a coger los dorsales que nos correspondían, ya había bastante movimiento por el patio del Batzoki y las calles adyacentes con gente con niños vestidos de chandal haciendo tiempo para empezar a correr.  A las 11 h. de la mañana empezaban a correr los más pequeños y según acababa una carrera comenzaba otra con categoría de mayor edad.  

A mi marido y a mí nos ha dado tiempo a tomarnos un café y luego ha venido parte de la familia para vernos correr en la carrera y animarnos y sacarnos alguna foto. 

Mientras mi marido hablaba con sus padres, yo he ido a calentar cuando faltaba unos 15 minutos para que comenzase nuestra carrera de veteranos que se celebraba a las 12:05 h.  Me he encontrado con varios amigos y conocidos con los que he charlado e incluso me he sacado alguna foto ¡¡cómo no!! jajajaja....
Oscar y Javi de SD Korrikazaleak.

Luego se ha acercado la hora de la salida y la speaker nos ha llamado a todos los veteranos al orden para que nos colocásemos bajo el arco de salida.   Nervios y ganas de empezar a correr y he cometido el error de ponerme en la parte delantera del pelotón de salida con lo que cuando han dado el pistoletazo, he tenido que salir a un ritmo fuerte para que no me atropellasen los que tras de mí venían tronados, jajajaj....

Yo no me daba cuenta pero estaba corriendo por debajo de los 4 min/km sin darme cuenta y mientras iba saludando a mucha gente que me animaba, vecinos, compañeros del club Itxartu, familia y corredores que iban pasando por mi lado animándome a darle duro.

La primera vuelta la solvento bastante bien aparentemente en un tiempo de 4' 50", según mi reloj Garmin, para un recorrido de 1,1 km que era lo que tenía cada vuelta a recorrer.  El recorrido total constaba de 4,4 km. así que había que dar 4 vueltas al circuito.

¡¡Qué alegría en la primera vuelta!!
La segunda vuelta se me ha hecho más difícil si cabe, aunque ya sabía lo que me iba a encontrar y dónde había que reservar fuerzas y dónde apretar a tope, pero la factura de la primera vuelta a toda pastilla me ha empezado a pasar factura e iba sufriendo en demasía.   Ya no saludaba tan alegremente como en la primera vuelta, jajaja.... La gente me gritaba y me animaban por mi nombre y yo sólo podía levantar la mano para saludar pero sin poder levantar la mirada del suelo, porque veía que iba un poco mal y solo me faltaba caerme y darme un buen leñazo.  Entonces sí que se habría acabado mi carrera. La he acabado cuando hacía el minuto 9 y 49 segundos.
Saludando a mi suegro que me hizo de paparazzi.

Mi amigo Pablo Daniel, también me acompañó durante un tramo.

En la tercera vuelta ya el cuerpo me estaba dando avisos de que no iba bien y que debía aflojar porque sino el acabar la carrera se iba a hacer muy difícil y además las pulsaciones no bajaban de las 157 prácticamente en ningún momento, ahora que lo estoy viendo en el ordenador con más detenimiento mientra escribo esta crónica. 

Aquí ya voy más seria junto con mi amigo Iñaki, estaba agotadita entera.
Total, que según iban pasando para mí lentamente los metros de la tercera vuelta a lo lejos he visto correr de espalda a alguien que creía saber quién era. Parecía que no iba metido en la carrera porque de vez en cuando iba por la acera y otras veces por la carretera por donde era el circuito.  A una de éstas mira para atrás y entonces le veo la cara y ¡¡¡¡sorpresaaaa!!!!  era mi amigo Xabier Gonzalez Arzuaga que por lo visto estaba dando unas vueltas de precalentamiento antes de comenzar su carrera.  ¡¡Qué alegría me ha dado verlo!! pero estaba un poco lejos para poder ponerme a su altura y creía que no le iba a alcanzar para saludarlo aunque sea.  La cuestión es que no sé cómo, él también me ha visto a mí y entonces a aminorado su velocidad para ponerse a mi par y preguntarme a ver qué tal iba.   Yo le he dicho sinceramente que iba fatal, que había empezado muy fuerte y que me estaba pasando factura la novatada de ponerme en cabeza de pelotón en la salida.  Él, con tranquilidad y seguridad me ha dicho que ya quedaba poco y que iría con él un rato a ritmo más tranquilo para que no sufriese más.  Yo, cómo no, le he hecho caso, que para eso él tiene muchísima más experiencia y bagaje en el mundo deportivo.   Su sola compañía, ha hecho que no tirase la toalla en esa infernal vuelta y que continuase corriendo.  Me ha dado mucha moral, la verdad.  Así que un millón de gracias Xabier por acompañarme en el momento que más lo necesitaba.  Ha sido un placer y un lujo poder correr junto a ti codo con codo, de verdad.

Xabier  dándome apoyo moral mientras me acompaña para
que no tire la toalla. ¡¡¡Muchas gracias por el detalle!!!
Tercer y último paso por punto de salida.
Ya me queda menos para acabar la carrera.

Tras pasar por última vez por el arco de meta con un tiempo parcial de 14' 24" según mi reloj, e indicarme una persona de la organización que me quedaba sólo una vuelta más, ya la he encarado con otra mentalidad. La de ir más tranquila bajando más aún el ritmo medio del kilómetro y finalizar decentemente la carrera y no morir en el intento. 

Bajando hacia Telletxe desde Mariandresena.
Entonces para finalizar la cuarta vuelta me he centrado en correr y no mirar ya hacia los lados cuando la gente me saludaba y me animaba porque ya no tenía ni gota de fuerzas para levantar la vista.  Acabo la última vuelta y llego a meta con un tiempo de 19' 56" y un ritmo medio total en carrera de 4:42 min/km, cosa que estaría genial si no hubiese sufrido tantísimo.  Bastante cansada y con malas sensaciones en general por el excesivo esfuerzo hecho al ser una carrera corta pero que se las trae, con un circuito que rompe el ritmo en tres momentos por tener que girar bruscamente en unas calles del recorrido.
Llegando a meta bastante justa de fuerzas.

¡¡Se acabó el sufrimiento!!
Después me he encontrado con más amigos y me he quedado a ver la carrera de la categoría Senior en la que participa mis amigos Xabier, Mikel, Rober, Angela, Eduardo y otros muchos más para animarlos y sacarles algunas fotos como antaño, jajaja....  Por cierto, esta carrera la ha ganado con muchísima autoridad mi amigo Xabier Gonzalez Arzuaga y en chichas mi amiga Angela Tejedor, así que tenía una alegría de la pera de saber que habían triunfado los dos.

Buen rollito con Iñaki y Jose Antonio tras la carrera.

Otros verdaderos cracks, Mikel Mimentza y Roberto Garay que hicieron 12º y 4º puesto respectivamente. ¡¡A ver si se me pega algo!! jajajajaja....

Mi amiga Ángela es un amor, siempre dispuesta a saludarme
y a charlar un ratito conmigo.  Y esta foto para el recuerdo.
He estado por los alrededores del Batzoki dando vueltas y saludando a unos y a otros, como mi amigo Iñaki, Jose Antonio, Javi, Oscar, etc.  Luego le he visto a Xabier y he ido a por él para preguntarle si había ganado la carrera y me ha dicho todo contento que sí, así que nos hemos dado un abrazo y unos besos todavía con los sudores suyos y míos y nos hemos sacado una foto súper chula con mi cámara que se la hemos dejado a un amigo mío de Itxartu.

¡¡La alegría personificada en Xabier, sabedor de su gran victoria!!
¡¡¡Fotón para el recuerdo con Xabier Gonzalez Arzuaga, ganador del cross!!!
También me he quedado a ver la entrega de trofeos y he sacado unas cuantas fotos.
¡¡¡Mi amiga Angela Tejedor, vencedora absoluta!!!
Mi amigo Xabier Gonzalez Arzuaga. ¡¡TXAPELDUN!!
Hoy, día 28 de enero han colgado las clasificaciones por categorías los organizadores y cuando he ido a ver en qué posición había quedado de las veteranas femeninas me he dado una sorpresa que no esperaba pues de 45 mujeres que corríamos he quedado la 6ª, así que hoy me ha dado el subidón del día con esta noticia, jajajaja.....  Pero no penséis que ahora voy a decir aquello de "mereció la pena tanto sufrimiento", no.   Creo que tengo muchísimo que aprender aún de cómo afrontar una competición aunque yo solamente vaya a participar.  Así que ya he aprendido una lección más.  No ponerme en cabeza de pelotón de salida y vigilar muy mucho la velocidad a la que salgo porque luego me pasa una factura demasiado alta.



domingo, 19 de enero de 2014

3er Entreno del recorrido de la carrera Apuko Igoera. (18/1/2014)


Hoy he tenido la magnífica oportunidad de realizar un entreno con amigos del recorrido Apuko Igoera.

La novedad de este entreno, en esa ocasión, era que se iba a realizar a una hora temprana.  Nada menos que salir a las 7:30 a.m. del pueblo de Zaramillo en dirección a Apuko.

Yo he ido desde mi pueblo con un amigo que se llama Aitor y que desprende paz y positivismo por los cuatro costados.  Hemos quedado cerca de las 7 de la mañana y en su coche hemos ido hasta Zaramillo, punto inicial del entreno.

Cuando hemos llegado, allí ya estaban otros amigos como Pablo y Raquel, acompañados de un tercero que me lo han presentado.  Roberto se llamaba.  Hemos charlado unos minutos mientras revisábamos todas nuestras pertenencias a llevar en el entreno y pasadas las 7:35 aproximadamente hemos empezado el entreno con los frontales encendidos.  Y yo he estrenado mi nuevo frontal súper potente, regalo de mis amigos Jesus y Agata, que son unos soles.

Hemos empezado a subir la primera gran pendiente de asfalto entre casa y después hormigón todos juntos y a un ritmo tranquilo pues todavía quedaban muchos kilómetros por delante.  

De vez en cuando hemos hecho tramos de esta primera parte andando para dar un respiro a nuestro corazón y a nuestras piernas, pues sino la factura que nos iba a pasar posteriormente este esfuerzo podría ser muy alta.

El grupo de cinco personas que hemos ido se ha estirado y se ha compactado durante todo el entrenamiento del recorrido, alternándonos unos en cabeza de pelotón y otros en cola cada cierto tiempo, con lo cual hemos podido ir conversando todos con todos.  Una gozada, la verdad.

El amanecer nos ha pillado ya en pista natural.  La pena ha sido que como había muchas nubes, no hemos podido disfrutar de ver aparecer el sol con esos colores tan espectaculares de la mañana.

Una vez apagados los frontales y todavía transcurriendo entre penumbras gracias a la frondosidad de los bosques de la zona, hemos podido trotar alegremente por los preciosos senderos que daban una sensación de paz increíble.  Disfrutando de los sonidos de la naturaleza y de la compañía con la que he ido.

Como no podía ser de otra manera, ha habido sesión de fotos por algunas zonas del recorrido y en lugares concretos en los que no puede faltar el retrato, como bajo el cortafuegos del Eretza, cima del Apuko, etc.

Raquel y yo disfrutando de subir por el cortafuegos hacia el Eretza.
Foto obligada con el cortafuegos grande del Eretza.
Paradita para reponer energías y foto con esta bonita cascada de agua.
video

Raquel disfrutando como una niña.
¡¡Otra que disfruta de lo lindo!!

Aitor con su perra Zira.  ¡¡El buen rollo personificado!!
Ya falta menos para hacer cima en el Apuko.
Roberto y Raquel rumbo a Apuko.

¡¡Con esas vistas, cualquiera se resistía a hacerse una foto!!

¡¡Pedazo entreno que estamos haciendo!!
Afrontando la última rampa hacia el Apuko.
¡¡¡Cima del Apuko!!!  Todos contentísimos.
¡¡¡¡Pura vida, Aitor!!!!
 Aitor y Zira bajando del Apuko con gran maestría.
Me lo he pasado de fábula con todos estos amigos con los que he ido y además todos con una buenísima predisposición de disfrutar de hacer un entreno pero sin mirar prácticamente el reloj para nada, pues el disfrute ha sido tan grande que nos daba igual lo que fuésemos a tardar en completar el recorrido completo de la ruta.

Al llegar al pueblo de Zaramillo y tras cambiarnos de ropa, nos hemos dado un merecido homenaje con un avituallamiento casero que hemos traído entre todos de nuestras casas. 

Jamón ibérico de máxima calidad.

Avituallamiento completo para todos.

Foto final del entreno de hoy con dos amigos añadidos, Dani y Josu.

Charla amena y muchas risas durante y tras el entreno de hoy.

Así que un día redondo para no olvidar y para repetir en otra ocasión en cualquier otro sitios.

¡¡¡Gracias Pablo, Raquel, Roberto y Aitor por vuestra compañía!!!

sábado, 11 de enero de 2014

Entreno matutino Kosta Trail con Alberto, Jesus y Ruben. (11/01/2014)


Hoy he disfrutado de hacer un entreno junto con amigos por el entorno de Sopelana.

Hemos quedado a las 8 a.m. en el Polideportivo de Urko Alberto, Ruben y yo que he bajado con Jesus desde nuestras casas.

La temperatura era fresca, aunque no demasiado fría.

Una vez llegados Jesus y yo al punto inicial de partida hemos charlado con Alberto y Rubén sobre qué ruta podríamos hacer y al final hemos decidido ir hacia Munarrikolanda partiendo de la parte trasera del campo-multideportivo cubierto de Urko.

Enseguida hemos tomado una senda señalizada que nos llevaba hacia el cordal de Munarrikolanda por donde hemos corrido dirección sur hacia Unbe disfrutando mucho del recorrido que estaba bastante bien en cuanto al barro.  Se podía correr rápido.  Alguna foto por el camino....
Momento relaxing en el bosque, jajaja....

Cuando llevábamos recorridos 4 kilómetros aproximadamente hemos llegados al punto más alto de nuestra ruta, 243 m.   Desde este punto hemos empezado a descender rápidamente por un sendero estrecho por el cual hemos podido correr a buena velocidad hasta llegar al buzón y cima del monte Munarrikolanda donde nos hemos hecho una foto.  

Cima del Munarrikolanda 255m.
Después hemos continuado bajando aunque algunas veces nos tocaba hacer alguna subida también hasta llegar al camino Sustatxa por el cual hemos transcurrido unos 500 metros para volvernos a meter a terreno natural.

Enlazando este último tramo de sendero con el camino Ubao, hemos llegado a Berango por donde hemos corrido por tramos de asfalto pasando por la zona de Santa Ana.
Aquí se despidió Jesus de nosotros, ¡¡¡ooh!!!
Después nos hemos despedido de Jesus y hemos continuado Alberto, Rubén y yo hacia el monte Urko, donde hemos llegado a su cima y allí nos hemos sacado una foto más. 
Esta foto no podía faltar en nuestro recorrido.
Desde esta última cima hemos bajado hacia la carretera Sabino Arana y la hemos cruzado para dirigirnos a la zona de pabellones de Berango y tras pasar bajo el puente por el que pasa el metro de Bilbao, nos hemos dirigido hacia la derecha para subir un pequeño tramo de bidegorri y siguiendo la indicación de una flecha roja adentrarnos en la zona de eucaliptos que nos lleva hacia el entorno de la playa de Azkorri en Getxo. En este punto ya llevábamos recorridos 12,5 km. aproximadamente y las piernas mías se estaban empezando a resentir y a ponerse un poco duras de tanto sube y baja anterior.

Llegados a la carretera de Zientoetxe, ya se divisaba el aparcamiento de la playa getxotarra y hemos avanzado a buen ritmo un tramo de camino peatonal, pero enseguida nos hemos vuelto a meter por terreno natural bordeando los acantilados que van hacia Getxo hasta que a la altura del kilómetro 14,5 hemos parado un momento para divisar si estaba la ladera del acantilado apta para bajar por ella a la playa y hemos visto que estaba un poco mal y que incluso se habían desprendido algunas piedras de ella por lo que hemos decidido no bajar para evitar un posible accidente.

Hemos vuelto sobre nuestros pasos hasta el aparcamiento de la playa y desde allí hemos continuado un poco más hacia adelante y enseguida nos hemos metido por la zona de pinares que nos ha llevado de nuevo al camino peatonal que va desde Getxo hasta Larrabasterra y hemos corrido un poco por él para enseguida volvernos a meter por los pinares e ir dirección Sopelana.

Pero el entreno de hoy nos tenía reservada una triste e inesperada sorpresa.  Encontrarnos con un pequeño zorro muerto poco antes de salir del pinar.  Parecía que lo podían haber envenenado y Rubén que había estado la semana pasada por la misma zona corriendo nos ha dicho que ya lo había visto entonces sobre unas zarzas, pero hoy el pobre zorrito estaba en medio del camino como puesto adrede para que la desagradable visión de la escena no pasase desapercibida.
Una pena el ver a este zorro muerto en extrañas circunstancias.
Tras este encuentro penoso del zorro muerto, hemos llegado de nuevo a zona urbana para continuar un tramo junto al bidegorri que va hacia Sopelana y continuando por la carretera de Arrietara hasta llegar a la Plaza Urgitxeta de Larrabasterra donde hemos dado por finalizado el entreno de hoy con 17,66 km. recorridos en 2 horas y 36 segundos.

Sigo sumando kilómetros en las piernas para la futura carrera de Apuko Igoera de febrero.

Muy contenta con el entreno, ritmo y compañía de hoy.

http://connect.garmin.com/activity/427885710