jueves, 14 de mayo de 2015

LA SALVE STREET RUN BILBAO (13-5-2015)

Hoy he tenido la oportunidad de hacer un entrenamiento en grupo por Bilbao gracias a la iniciativa de la casa de cervezas La Salve, que para dar a conocer su cerveza en su vuelta al escenario de la vida bilbaína como hacía antaño.

Esta fábrica de cerveza fue fundada en 1886, debajo de donde ahora se ubica el puente de La Salve, por José Schuman y Cordes, hijo de un cervecero alemán asentado en Bilbao.  A principios del siglo XX asumió su dirección Lucía Yarza, cabeza de la familia Pérez-Yarza y reconocida emprendedora bilbaína.

LA SALVE se echa a la calle a golpe de zapatilla y organizan quedadas bajo el nombre de dicha cerveza las quedadas "La Salve Street Run" para compartir la afición por este deporte y el consumo de cerveza mediante entrenamientos en grupo.

El objetivo es juntar a las y los amigos de LA SALVE de forma periódica, que estarán liderados por el campeón de España de maratón de veteranos, Imanol Loizaga.  Se correrá por las calles de Bilbao con diferentes objetivos deportivos pero sobre todo el propósito de disfrutar del deporte como fuente de bienestar y compartir experiencias.

La intención es contar con una embajadora o embajador en cada una de las citas.  Personalidades del mundo empresarial, de la política, la cultura, el deporte, el diseño.... Y que al finalizar la carrera puedan compartir con los amigos y amigas su experiencia tomando LA SALVE.  Quieren que estas quedadas sean punto de encuentro para conectar a las personas.

Y como todo buen equipo, LA SALVE Street Run también cuenta con camiseta propia. Al igual que el resto de soportes de la marca, la camiseta se distinguirá por su color naranja.

He llegado a Bilbao a eso de las 18:45 con tiempo suficiente para presentarme en esta ocasión en el bar-tetería Baobah, sito en la C/Príncipe,1 de la capital bilbaína.

Cuando se acercaba la hora de la quedada ha empezado a aparecer muchos runners por allí.  Algunos ya venían con la camiseta de la primera quedada que se celebró el pasado 29 de abril y otros con vestimenta deportiva pero sin la citada camiseta como era mi caso.

En esta ocasión la embajadora del evento era la triatleta ya retirada de la competición Virginia Berasategi, que nos ha hecho de guía junto con Imanol Loizaga y a la vez de reportera dicharachera, jajaja...

A eso de las 19:15 ha salido del bar Iker Merchán que es uno de los socios fundadores de la empresa bilbaína cervecera LA SALVE, que ha vuelto a resurgir en el año 2014 tras desaparecer en 1978, para ser la cerveza de Bilbao.





El reparto de las camisetas ha sido muy gracioso ya que nos hemos arremolinado todos en torno a Iker que llevaba una caja con todas las camisetas.

Much@s amig@s y conocidos hemos coincidido en el lugar de la quedada y las charlas amenas y risas han sido una buena manera de iniciar este evento en torno a la cerveza bilbaína.

Fotos por aquí y por allá y poco a poco se va acercando la hora de la verdad.  Ya no hay vuelta atrás y cuando estamos reunidos en torno a 70 u 80 runners, comenzamos el entrenamiento al principio a ritmos suaves para ir calentando las piernas y poco a poco hemos ido haciendo el recorrido preparado por los márgenes de la ría pasando por lugares emblemáticos de Bilbao como el Museo Gugemheim, Palacio Euskalduna, Puente Euskalduna, Plaza Sagrado Corazón de Jesus, Parque de Doña Casilda Iturrizar para volver finalmente al punto de inicio, el bar-tetería Baobah.





Me da tiempo a sacar un pequeño vídeo en el comienzo del entrenamiento, jajaja,...

video


Hemos hecho algunas paradas para el reagrupamiento del grupo runner y así aprovechar a sacarnos unas fotos de grupo.




También me pidió el coach Imanol Loizaga que sacase unas fotos en la bajada por las escaleras del entorno a las Torres Isozaki y así lo hice.




Allí nos estaba esperando Iker Merchán con una caja llena de cervezas conservadas en hielo para tomarlas fresquitas.  En este caso íbamos a disfrutar de una LA SALVE Original que tiene las siguientes características: Tipo Golden-Ale; dorada pajiza; botellín de 33 cl; volumen de alcohol: 5,9%; amalgamas de sabores: dulce, afrutado y sorprendente final cítrico.


Más fotos por aquí y por allá para tener de recuerdo y tuve la suerte de que había un chico de Sopela allí y me trajo de vuelta a casa en su coche, así que mejor no me podía haber salido la tarde.