viernes, 29 de noviembre de 2013

Entreno brutal de acantilados con Paule y Alberto. (28/11/2013)

Hoy he tenido la suerte de hacer un entreno con mis amigos Paule y Alberto.  

En principio iba a ser un entreno light para controlar tema de pulsaciones, pero con el buen tiempo que hacía, y gracias a que el reloj de Paule le ha empezado a dar problemas por la batería, al final hemos hecho un entreno de disfrute y a la ventolera, jajaja....

Hemos quedado en el molino de Aixerrota en Getxo para iniciar este entreno por los acantilados que van desde Getxo hasta Barrika, prácticamente sin tocar asfalto más que en algunos sitios como en la Galea.

Bordeando los acantilados hemos podido disfrutar de unas vistas maravillosas del horizonte.  Cosa que ya teníamos olvidado por la cantidad de días de lluvia que nos han acompañado últimamente, así que el cielo azul nos ha acompañado en el recorrido.

El terreno no estaba demasiado embarrado para toda el agua que ha caído desde hace más de 20 días y sin parar, así que el correr por tierra y piedras ha sido hasta divertido. Algunos se han atrevido a volar literalmente.

Para variar un poco, hemos bajado a la playa de Arrietara y hemos corrido por arena mojada, aprovechando que estaba la marea baja,  hasta llegar a la playa de Atxabiribil, desde donde hemos subido por el precipicio que asoma junto a la Urbanización de Sopelmar.
video

Seguido hemos pateado toda la zona de caminitos a cual más divertido y entretenido para llegar a un punto, que sin ser Barrika, nos hemos dado la vuelta porque ya llevábamos unos 9 km. recorridos y había que volver a Getxo.

Hemos vuelto sobre nuestros pasos, no sin antes volver a hacernos alguna foto espectacular para dar envidia a los que no se han animado a hacer este entreno con nosotros, jajajaja.... ¡¡Que no, que es broma!!





Al final del entrenamiento y llegando al aparcamiento de la playa Salvaje de Larrabasterra, nos hemos dado cuenta de que en el cielo se había abierto una especie de abanico de nubes altas y dentro de ese abanico había un agujero perfectamente definido.   Nos hemos quedado entusiasmados y flipados a la vez así que no hemos querido perder la oportunidad de hacernos una foto en plan meditación transcendental, jajajaja....

Luego hemos seguido nuestra carrera hasta llegar al punto de inicio donde hemos dado por terminada la sesión de entreno ¿"light"? jajajaja....   Light será para mis compañeros de entreno, Paule y Alberto, que iban sobrados, jajaja.... Para mí ha sido un entreno de calidad brutal.  18 km en 2 horas aproximadamente.

Así que ya estoy preparada para mi próxima carrera, jajaja...

Gracias Paule y Alberto por soportar la sesión de fotos y el ritmo al que os he hecho ir, jajaja... Seguro que teníais pensado hacer algo más rápido el entreno.

martes, 19 de noviembre de 2013

XXVI HERRI KROSA DE BILBAO. (17/11/2013)

Ya va finalizando el año y con la carrera en la que he participado hoy he hecho la número 16.   

La verdad es que hace unos días no estaba nada convencida de poder correr en la 26ª edición de la Herri Krosa de Bilbao porque todavía arrastro la dolencia de la tendinitis de rodilla que me hice en la carrera de Arrankudiaga-Zollo del pasado 13 de octubre, pero aún así me apunté y pensé que si no podía correr la haría andando por lo menos.

Total, que hoy a la mañana me he levantado un poco agotada pues como siempre y para no variar para las 4 a.m. ya estaba despierta con ganas de que llegase la hora de levantarme para desayunar y prepararme junto con mi marido para ir a Bilbao a correr esta carrera.

Hemos salido de casa bastante temprano, pues queríamos llevar el coche hasta lo más cerca posible de la zona de salida de la carrera y para las 9:30 de la mañana ya estábamos en Bilbao aparcando en los aparcamientos que están junto al Parque de Doña Casilda.  
Recién llegados a Bilbao y esto no tenía que ver nada con lo que sería dentro de una hora.
Teníamos tiempo de sobra para pasear, tomar un café y hacer el pre-calentamiento previo a la carrera, ¡¡mucho tiempo!!  Así que hemos ido tranquilamente hacia el punto de salida en la Gran Vía, a la altura del número 23, que es donde está la BBK, una de los patrocinadores de este evento deportivo, junto con Deia, Ayuntamiento de Bilbao a favor de Unicef y hemos podido ver que estaban montando los arcos de salida y meta y los puestos de Coca Cola para el avituallamiento final.  Luego como nos estábamos quedando fríos, hemos ido al bar El Embrujo de Bilbao situado en la Calle de la Diputación, 8 y nos hemos tomado un cafecito bien caliente para entrar en calor, ya que en la calle hacía unos 9º aproximadamente y si te quedabas quieto, enseguida notabas que el frío se apoderaba de ti además de la humedad ya que prácticamente no ha dejado de caer "txirimiri" en toda la mañana.

Allí mismo me he encontrado con mi amgio Xabier Gonzalez Arzuaga que venía acompañado de algunos integrantes de su club y nos hemos saludado alegremente, presentándole a mi marido y hemos charlado un rato sobre la carrera y lo bien que estábamos dispuestos a pasarlo ese día. 

A eso de las 10:25 hemos salido de la cafetería con intención de empezar a calentar los músculos y por toda la Gran Vía, me he encontrado con varios amigos  como Jesus García, Patxi Ros, Zuriñe Menoyo a los que he saludado y he charlado con ellos algunos minutos.

A falta de 15 minutos para el comienzo de la carrera, la Gran Vía estaba totalmente abarrotada de gente con ganas de correr y muy buen ambiente a pesar de la incesante fina lluvia que no nos abandonaba.  

Me he despedido de mi marido y he ido a buscar un sitio donde ponerme en el pelotón de salida sin ponerme adelante del todo para no entorpecer a los corredores más rápidos y sin ir demasiado atrás para que a mí tampoco me entorpecieran los de delante.  Bueno, ¿qué más da?  me he colocado donde me ha parecido y he estado esperando mientras daba botes para no bajar el ritmo de las pulsaciones que rondaban entre las 85 y 90 ppm.  Un chico que estaba delante mía se ha girado en varias ocasiones disimuladamente y me miraba y de repente le dice a su compañero de carrera en voz alta:  -"Mira, esta chica que está aquí detrás nuestra quedó tercera en veteranas en la Serantes Igoera de este año".  A escuchar lo cual, he levantado la cabeza y le he mirado toda sorprendida y me dice el chico.  ¿Fuiste tú verdad? Y yo al verme reconocida, me ha entrado la risa y un poco de apuro y le digo que sí, que era yo.  Entonces le pregunto que cómo me ha reconocido y me dice que él era uno de los fotógrafos que estaba en la zona de meta y que había leído mi gran crónica en mi blog.  Así que así ha quedado la cosa, jajajaja.... 

En cuanto han dado el pistoletazo de salida hemos empezado a avanzar la marea humana de manera tranquila unos metros hasta que poco a poco hemos empezado a trotar a ritmo tranquilo, aumentando la velocidad a medida que se iba estirando el pelotón compacto del que éramos presas al inicio.  Yo, al verme inmersa en la vorágine del gentío, he entendido enseguida que no iba a ser posible ponerme a andar aunque fuese a paso ligero porque iba a entorpecer el ritmo de los que me venían detrás, así que a correr se ha dicho.
Desde la Gran Vía hemos bajado en tropel hacia la calle Buenos Aires pasando por la Plaza Circular donde había unos fotógrafos y cámaras de televisión retratando y grabando a todos los corredores de la Herri Krosa.   La gente al darse cuenta de que podían ser captados por las cámaras saludábamos al aire intentando hacernos ver por los objetivos, jajaja....  ¡¡¡Parecíamos réplicas de la Marijaia llendo con las manos arriba!!!  Después hemos pasado junto al Ayuntamiento de Bilbao girando hacia la derecha para dirigirnos hacia la calle Vda. de Epalza y así enlazar con el Arenal.  Aquí ya he podido avanzar más holgadamente, ya que se empezaban a abrir pequeños huecos por los que meterme y avanzar, aunque no quería apretar mucho el paso.
Pasado el primer kilómetro, dejamos atrás al Ayuntamiento de Bilbao.

Es una gozada poder correr a pesar del frío y de la lluvia que nos acompañaban ya que te sientes arropada en todo momento por los corredores de tu alrededor y parece que el frío y la lluvia no pesan tanto como cuando se hace un entreno en solitario.

Subiendo del Arenal por la calle Navarra, veo que voy muy bien de sensaciones ya que no noto fatiga ni falta de aire y además mi rodilla no dice ni "mu", jajaja.... Así que encaro la calle Hurtado de Amézaga hasta llegar a la Plaza Zabálburu para después dirigirme junto con toda la marea humana hacia la calle Autonomía donde por causalidad me he encontrado con mi amigo Jesus Beamonte y su hija Eider que iban corriendo a buen paso y les he saludado alegremente y me he unido a ellos durante un buen tramo del recorrido por el cual hemos podido ir charlando tranquilamente ya que el ritmo no me parecía excesivo.

Entrando a la calle Autonomía junto con Jesus y Eider.


Aunque la foto es un churro, es bastante significativa, jajaja....
Al cumplir el kilómetro 3, la carrera gira hacia la Avda. del Ferrocarril para seguido pasar por Sabino Arana, donde un chico que se ha puesto a mi lado me ha dicho si era yo Yolanda la de las fotos de las carrera y yo toda alucinada le digo que igual sí, y me dice que es el cuñado de un amigo mío del facebook y le digo que vale, jajajaja.... 

Llego hasta la Plaza del Sagrado Corazón junto con Jesus y su hija y a la altura del kilómetro 4 volvemos a entrar en una parte de la Gran Vía para seguido girar hacia Máximo Aguirre y dirigirnos a la Plaza de Euskadi en donde he podido ver a algunos amigos míos que iban en cabeza de carrera y a los cuales les he saludado a grito pelado y haciéndoles gestos alegres, jajajaja....  La gente que iba alrededor mía se reía mucho porque no paraba de decir nombres y saludar a los conocidos que venían ya en dirección contraria por el Puente de Deusto y la Avda. de Lehendakari Aguirre de Deusto.
video
Algunos de esos amigos, les daba tiempo reaccionar y me saludaban también a mí con las manos y alguno como Patxi Ros a grito pelado como yo había hecho con él, jajaja...  Aquello parecía el anuncio de Euskaltel.  Yo gritando:  "Paaaaatxiiiiiiiii"  y él contestándome ¡¡¡Yolandaaaaaaaaaa!!!  vamos, un show.

Iban pasando los kilómetros y yo iba tan entretenida intentando buscar a los amigos y conocidos con la mirada, entre los cuales estaba mi marido, al cual he podido saludar efímeramente, que no me he dado cuenta de que había llegado ya a Sarriko, desde donde había que dar la vuelta par volver por Lehendakari Aguirre hacia el Puente de Deusto.

Poco antes de girar en Sarriko.  Kilómetro 6,5 aproximadamente.
video

Allí mismo, he decidido aflojar algo el paso y dejar escapar definitivamente a Jesus y su hija Eider, que ya habían tenido que aguantar bastante mi charleta, jajajaja... ¡¡Pobrecillos, se tienen el cielo ganado!!

Se cumplía el kilómetro 8,5 aproximadamente cuando una vez atravesada la Plaza de Euskadi nuevamente, hemos ido todos los corredores por la Alameda Mazarredo pasando junto a la  espectacular Torre Iberdrola y al Museo Gugemheim de Bilbao desde de donde de nuevo hemos entrado en la Gran Vía para finalizar la carrera al cumplir el kilómetro 10.
Pasando por la Pza. Euskadi. Ya sólo quedan 2 km. para meta.
Mi tiempo, según mi reloj-pulsómetro Garmin Forerunner 610 ha sido 57' 10", así que el tiempo medio/km me ha salido a 5:41/km. algo que me ha sorprendido ya que pensaba hacer el recorrido en bastante más tiempo.  Así que contentísima por poder haber corrido en esta edición de la Herri Krosa de Bilbao con buenas sensaciones y disfrutando a tope del ambiente deportivo que allí se respiraba.
¡¡¡Llegué a metaaaa!!!  Buenísima experiencia. El año que viene repito, seguro.
Según llegábamos, nos iban dando a cada participante una medalla conmemorativa de la carrera y luego todos sedientos hacia los puestos de Coca Cola a refrescar un poco el gaznate.  

También me he encontrado tras la carrera con mi amigo Alberto Fernandez de Miribillako Otsoak de Bilbao con el que he estado charlando un rato y me he hecho una foto con él en plan finisher total, jajaja...
Alberto Fernandez y la "menda lerenda".
Más tarde me he encontrado con mi familia política que han ido a ver la carrera pero que por la cantidad de corredores que éramos y todos vestidos casi de igual forma, no nos han podido localizar en el recorrido. También me he vuelto a encontrar con mi marido que había acabado la carrera en unos 45 minutos en total, así que podemos decir que somos finisher de la XXVI Herri Krosa de Bilbao, "riau, riau", jajajajaja....

Aquí estoy con mi marido que un día me dijo que él jamás correría una carrera, jajajaja....

Aquí estoy con mi prima Unza y unas amigas suyas.

Recuerdo de la XXVI Herri Krosa de Bilbao.
Hoy peso: 59 kg.



martes, 12 de noviembre de 2013

XIV XTREME FINAGA DE BASAURI (9/11/2013)

En el día de hoy he participado y cumplido mi 15ª carrera del año y la 5ª de montaña.  Echando la vista atrás, ¿quién me iba a decir a mí que estaría convirtiendo en realidad uno de mis sueños desde que descubrí el trail running como deporte?   Ni yo misma lo hubiese jurado, la verdad. Pero la realidad es que aquí estoy, con mis días buenos y mis días menos buenos en lo que a carreras se refiere, pero con una felicidad interior muy grande pues ahora estoy "dentro" de las carreras y no "fuera" como estaba antes.  Aunque desde hace casi dos años empecé a estar ligada al mundo de las carreras de montañas gracias a el primo de mi marido, Felipe Larrazabal, que de alguna manera me "envenenó" en el mejor sentido de la palabra por esta pasión de correr por el monte.

Por eso mismo hoy en día le estoy muy agradecida a Felipe, y a un sin fin de amigos del facebook que me han empujado a no dejar de entrenar cuando me he encontrado en los momentos más bajos de este inicio de vida deportiva que aunque a veces es bastante dura, la parte gratificante te hace olvidar rápidamente esa dureza tanto en entrenos como en competiciones.  Yo siempre he tenido claro que voy a participar y no a competir porque al empezar tan tarde en este deporte (con 43 años) soy consciente de que no voy a llegar muy alto en ninguna clasificación.  

Pero lo que a mí me importa y me da realmente satisfacción es poder compartir con un montón de personas que he conocido personalmente en las carreras, las experiencias vividas y las ganas de disfrutar del ambiente tan bueno que se respira en todas ellas.  La competición entre los participantes no quita para que todos nos llevemos bien.  Nos mezclamos los "principiantes" con los "pros" e incluso podemos debatir sobre técnicas de carrera, de sprint, de bajadas trepidantes por la montaña, etc.  Y eso enriquece muchísimo.

Pues bien, tras casi un mes desde que me lesioné en la carrera de montaña de Arrankudiaga-Zollo y habiendo entrenado muy poco tanto en asfalto como en montaña, por fin ha llegado el día de volver a correr por el monte.  

La rodilla lesionada cada vez va mejorando más evidentemente, pero aún persiste alguna molestia ocasional que me hace dudar sobre si estaría al 100% para participar en la carrera de hoy.   Y aunque la semana pasada participé en la Herri Krosa de Basauri con bastantes buenas sensaciones, las dudas asomaban a mi cabeza pues no es lo mismo correr en terreno agreste que por asfalto.  Es un mundo a parte.

Tras desayunar como un día normal,  a media mañana he preparado la comida del mediodía pensando en tomar hidratos de carbono y proteínas para cargar los depósitos de energía a tope. ¡¡Ya hablo como una entendida en la materia, madre mía!! jajajaja....  He preparado pasta con salsa carbonara pero hecha a mi manera.  Vamos, que mucho no tiene que ver con la auténica salsa mencionada.  Pero a mí me gusta así.  Y para tomar proteína, una dorada hecha al micro-ondas con un poco de aceite, sal, pimienta y un chorrito de vino blanco para que le dé un toquecillo, acompañada de unos langostinos cocidos y un zumo de naranja.


Comida de fundamento para afrontar la carrera a tope de energía.

Como la carrera empezaba a las 16:30 h. he tenido que empezar a comer a eso de las 13:30 para que me diese tiempo a hacer la digestión y que en plena carrera no se me saliese todo por las orejas, jajajaja.....
Equipaje para la carrera-batalla del barro en Finaga.
Una vez vestida con el atuendo propio para participar en la carrera, he cogido mi mochila con toda la ropa de recambio más los bártulos de aseo y me he ido en coche hasta el Polideportivo de Artunduaga llegando a Basauri a eso de las 15:20h.  Lo he aparcado lo más cerca posible de las puertas de acceso de las instalaciones deportivas ya que al haber amenaza de lluvias intensas, no quería dejarlo muy lejos para la hora de salir.

Allí mismo ya me he encontrado con mi amiga Leire y su marido y otra chica que ahora no recuerdo su nombre, pero que coincidimos en la carrera de Serantes Igoera y estuvimos charlado un ratito muy ameno comentando sobre cómo estaría el terreno, sobre pantorrilleras o medias de comprensión, etc.  Luego fui hacia la parte baja de la entrada pero aún estaba cerrada.  Entonces decidí entrar por un lateral a la pista de atletismo directamente cuando de repente me encontré con mi gran amigo Pablo San Juan, que estaba junto a su coche intentando ponerse el dorsal en un cinturón específico para ello y que estaba muy nervioso e inquieto y con ganas de empezar ya a correr.  Nos saludamos con un abrazo y estuvimos charlando un rato. Luego le dejé por allí, pues quería coger cuanto antes una taquilla para guardar todos mis enseres.

Pero según me iba adentrando a la parte de las gradas y campo de atletismo me iba encontrando con unos y con otros y saludándonos todos con alegría de volvernos a ver.  Tuve la suerte de encontrarme con un amigo del facebook con el cual creo que sólo coincidí una vez en una carrera cuando yo estaba todavía "fuera" viéndolas y sacando fotos cual paparazzi.  Eneko Leonardo que antes corría con el club de 42195.es y ahora está con Kirolak C.M. Gazteiz.  Una persona que irradia alegría a raudales y un positivismo del que muchos deberíamos aprender.

Al final y justo después de conseguir mi dorsal (332) he podido acceder a la zona de vestuarios y taquillas y hacerme con una de ellas dejando todo lo que ya me sobraba en aquél momento.  Luego he vuelto a subir al graderio y he seguido saludando a unos y otros y para cuando me he dado cuenta faltaba poco más de media hora para que empezase la carrera y yo sin empezar a calentar.  He dirigido mi mirada hacia la parte baja del polideportivo y a lo lejos le he visto a mi amigo Pablo que ya había empezado a calentar y a estirar, así que para allí que me he ido a acompañarle en el pre-calentamiento muscular.

Mientras dábamos vueltas por una especie de pasillo que se eleva sobre la pista de atletismo, hemos visto a lo lejos a Sandra Sevillano del equipo Miribillako Otsoak y hemos salido en su búsqueda para saludarla y acompañarla en su calentamiento previo a la carrera.  

Yo, como siempre, he salido disparada hacia ella para saludarla efusivamente llamándola desde lejos "Sandruki", jajaja..... Y ella que me veía que iba embalada hacia ella dando botes de alegría, ya venía partiéndose de risa, jajajaja... Nos hemos dados dos besos y un abrazo potente y luego Pablo también la ha saludado con alegría.  Y como que no quiere la cosa, nos hemos puesto juntos a dar vueltas a la pista de atletismo a un ritmo muy bueno.  En realidad no tan bueno para mí al menos, porque cuando ya llevábamos 3 vueltas aproximadamente de charleta y risas y una foto que nos hemos sacado a la remanguillé, de repente me he percatado de que mi reloj-pulsómetro Garmin no paraba de pitar.  Lo he mirado y he visto que iba a 158 ppm.  vamos, que iba toda revolucionada con la emoción del momentazo y no me había dado cuenta de que estaba sobrepasando los límites de mi tope de pulsaciones hasta que mi amigo Alex me ha dado un grito llamándome la atención de que iba demasiado rápida para ser un pre-calentamiento, que debía bajar el pistón, así que le he hecho caso y me he despedido de Pablo y Sandra hasta dentro de un rato porque sino mi corazón iba a reventar, jajaja....

Miribillako Otsoak dispuestos a dar el zarpazo en Finaga Xtreme.

Al final Alex ha insistido para que fuese con él y que bajase un poco el ritmo del pre-calentamiento y la verdad es que lo he notado mucho porque me he encontrado mucho menos axfisiada que hasta hace un rato cuando iba con Pablo y Sandra, jajaja.... Y no digo que ellos tenga la culpa de que yo me halla pasado de revoluciones.  La culpa ha sido mía por no darme cuenta de que yo a ese ritmo, que para ellos era cómodo, no podía seguirles por mucho tiempo.
Pre-calentamiento con amigos.
Minutos previos a la salida, todavía me ha dado tiempo de hacerme alguna foto más con amigos y compañeros de carrera.
Iker, Jose Miguel, Pablo, yo, Lucía y Jesus minutos previos a la carrera.

Aquí estoy con mi amigo Mario.

Hemos dado unas cuantas vueltas a ritmo más suave, dando botecitos pero avanzando poco. Luego ha llegado la hora de la verdad y cuando faltaban unos 10 minutos nos han llamado a todos los corredores para que nos acercáramos al punto de inicio de la prueba.  Allí hemos ido y nos hemos deseado suerte entre todos los que nos conocíamos. Me he sacado una foto con mi amigo Eneko Leonardo y Pablo que se había puesto en la parte de adelante de repente se ha dado cuenta de que no me había deseado suerte y se a venido hacia donde mí para desearme suerte y lo mismo le he deseado yo a él y ha desaparecido entre la multitud.
¡¡¡Qué ilusión!!! Por fin hemos podido coincidir
 en una carrera mi amigo Eneko Leonardo y yo.
Luego otro amigo que tengo que se llama Jose Luis del equipo Korrikazaleak de Bilbao ha venido y se ha puesto junto a mí y me ha dicho que me iba a acompañar para apoyarme en los primeros kilómetros, lo cual me ha hecho mucha ilusión porque aunque es algo mayor que yo, tiene un aguante y un coraje en las carreras digno de admirar.  Me he dado cuenta de que cuanto la gente tiene más edad y sigue participando en carreras, yo más las admiro y pienso que de mayor quiero ser como ellas con esa aptitud en la vida y esa ilusión por hacer cosas.

Llega la hora de la salida y las pulsaciones las consigo mantener a raya entre 95 y 105, lo cual es buena señal, porque normalmente suelo andar por encima de 115 o 120 ppm.  Tengo ganas de saber cómo me las voy a apañar en esta carrera que por lo que me han dicho tiene bastante asfalto pues hasta que nos metemos en terreno natural hay unos 2,5 km que recorrer. 

Dan  el pistoletazo de salida, pongo mi Garmin en funcionamiento y empiezo a correr a ritmo ligero pero sin esforzarme mucho junto con mi compañero de carrera Jose Luis quien me aconseja ir dosificando pues cuando empiece la subida en el monte, allí la cosa se puede poner bastante difícil dependiendo de cómo esté el monte de barro.

Salimos todo el tropel de corredores del polideportivo y bajamos rápidos por la calle Artunduaga Etxadia, pasando por debajo de la Autopista AP-8 para rodear una rotonda que nos lleva a la calle Azganeta desde donde empezamos a coger altura corriendo aún todavía por asfalto acercándonos al Polígono Industrial Arteagoiti desde el cual ya nos metemos por fin en monte ascendiendo desde los 132 m. de altura a los 291 m. en una distancia de 1,5 km.  

Jose Luis que me ha visto que iba tirando bien en las cuestas arriba me ha dicho que siga para adelante que iba muy bien que él iba a ir andando en tramos.  Así que me he despedido de él diciéndole que en breve nos veríamos cuando él me pasase a mí.  
Escapando hacia adelante.

La cuestión es que notaba que a pesar del grado de inclinación que tenía el terreno iba relativamente bien, pudiendo respirar y no notando agobio ni ansiedad.  La táctica que hago para subir cuestas es hacer la zancada más corta y así consigo no pararme prácticamente nada en las empinadas cuestas a no ser que se ponga la cosa muy cuesta arriba, claro, jajaja....

Iba pasando a algunos corredores que iban bufando cual bisontes y me sorprendía a mí misma de lo bien que iba. 
Por fin puedo decir que tengo a los hombres tras de mí, jajajaja....

¡¡¡Vamos que nos vaaaamooooosss!!!
El camino sorprendentemente no estaba tan embarrado como yo creía y por lo cual se podía correr bastante cómodo y sin miedo a resbalar en cada pisada. 

Subiendo por Brisketa Auzoa hemos llegado al rededor del kilómetro 4 al punto más alto de la carrera que era un lateral del monte Malmasín de 362 m. para seguido empezar a bajar del monte por un camino estrecho pero que dejaba correr bastante ligero permitiendo pasarnos unos a otros.  De vez en cuando nos encontrábamos con alguna otra subida que rompía un poco el ritmo, pero que acortando el paso la he solventado bastante bien.

Desde el kilómetro 5 hasta el 9,5 aproximadamente la carrera ha pasado a convertirse en un sube y baja que nos ha llevado al barrio de Montefuerte y que iba pasando factura a las piernas.  Mi amigo Jose Luis con el que empecé la carrera me ha alcanzado creo que alrededor del kilómetro 8 o 9 y me he alegrado mucho por él porque sabía que me pasaría.  Le he saludado y le he animado para que tirara para adelante.

A partir del kilómetro 9,5 ya sí se notaba que todo era bajada volviendo a la pista de la zona de Arteagagoiti que nos ha devuelto poco a poco a la civilización y bordeando Merca Bilbao y yendo por la ribera del río Nervión para cruzar un puente que nos llevaría a subir las últimas escaleras para volver a la calle Artunduaga y de allí entrar de nuevo al polideportivo donde he terminado muy contenta esta carrera con un tiempo de 
1 h 20 min. y 32 sg. según mi Garmin.
¡¡¡Ya voy llegando, qué ilusión!!!

¡¡¡Que soy una finisheeeeerrr!!!

Alegría a raudales por haber acabado la carrera con buenas sensaciones
y sin morir en el intento y sin lesionarme, que es muy importante.

¡¡¡Felicidad absoluta!!!  Ya tengo otra carrera más en mi haber.

Según la clasificación oficial de la carrera, en mujeres he quedado la 17 de 24 participantes en total que había.

Pero todavía me aguardaba una sorpresa más hoy.  Y es que al quedarme a ver el pódium  tanto femenino como masculino y de todas las categorías y entre las cuales estaban mis amigas Sandra Sevillano y Angela Tejedor y mi amigo Unai Saenz, he estado sacando fotos y a Unai le han dado varios trofeos, por local, absoluto, etc. y le he empezado a decir en plan cachondeo que ya le valía que dejara algún trofeo para los demás que también habíamos sudado la gota gorda y tal y tal, jajaja....Y cuando ha bajado del pódium del primer clasificado local, no se le ocurre otra cosa que decirme que me daba su trofeo. A lo que yo, estupefacta me he empezado a reír y a decirle que era una broma lo del comentario y eso, pero no, no me ha dejado acabar de hablar y me ha dicho que quería regalármelo por mi apoyo y por las fotos que le mando. 
Trofeo de Unai Saenz que lo guardaré con mucho cariño.

Y cuando ya he visto que no podía convencerle de que no me lo diera, me ha entrado una llorera que para qué ¡¡madre mía!!  No esperaba un detalle así, porque entiendo que los trofeos son muy preciados para quien los gana. Pero ha insistido tanto que al final me lo he quedado con mucha gratitud por una generosidad tan desmesurada a la que no estoy acostumbrada.  Así que muchísimas gracias de corazón Unai, es un detalle que no olvidaré jamás. 
Juan Jose Otaola, Unai Saenz y yo toda contenta.
Hoy peso: 59,2 kg.

http://connect.garmin.com/activity/401928592













jueves, 7 de noviembre de 2013

XXXV HERRI KROSA DE BASAURI 2013 (3/11/2013)

Hoy he participado en mi 14ª carrera del año actual y aunque no iba muy convencida después de estar más de tres semanas arrastrando una lesión de rodilla, me he dicho a mí misma: "Bueno, tómatelo como un entreno más y lo haces tranquila".  

Después de desayunar bien esta mañana con vial de Apiserum incluido, me he vestido y he cogido el coche para ir a Basauri, al Polideportivo de Artunduaga y dejarlo aparcado lo más cerca de él posible.  Así ha sido, como a las 9:40 a.m. ya había llegado, he tenido todo el sitio que quisiera para elegir dónde aparcar, así que lo he hecho justo en frente del polideportivo.
Desayuno en condiciones con exquisito bizcocho de mi amiga Agata.
Me he dirigido hacia las instalaciones deportivas y allí, lo primero que he buscado ha sido la zona de vestuarios y taquillas para hacerme con una de ellas y guardar todas mis pertenencias para después de la carrera poder ducharme y cambiarme.

Como ya tenía el dorsal en casa porque lo cogí el 30 de octubre, sólo me quedaba esperar tranquilamente a que llegara la hora y de paso ir saludando a todos los amigos y conocidos que me encontrase mientras daba vueltas por las gradas y alrededores.
Recién llegada al Polideportivo Artunduaga.

¡¡Ya estoy en la pista!!

Pues, al final entre una cosa y otra me he encontrado con bastante gente con los que he charlado unos momentos y en algún caso hasta nos hemos hecho foto para el recuerdo, jajaja...
Aquí la cuadrilla de los Kinkis, jajajaja.... ¡¡Qué risas me hecho con ellos!!
Luego he ido a dar unas vueltas dentro del recinto deportivo para ir calentando los músculos de las piernas y poner a tono mis articulaciones.
Momento de concentración y precalentamiento muscular.
Saludando a unos y otros mientras hacía los calentamientos previos ha llegado casi sin darme cuenta la hora de la salida oficial de la carrera, así que nos han llamado a todos por megafonía la speaker del evento y todos hemos bajado a la pista de atletismo para hacer un pelotón más o menos compacto.
video

Allí, las ganas de que empezase la carrera, hacían que las pulsaciones no me bajasen de las 110 y eso que intentaba mantener la calma, pero ni aún así.  Junto a mí se ha colocado mi amigo Pablo Daniel Mateos, que me ha acompañado durante todo el recorrido de la prueba y me ha aconsejado con antelación suficiente sobre cuándo me debía reservar o venían cuestas para subir.  Ha sido la compañía ideal para mí en esta prueba.  Al final, han dado el pistoletazo de salida y hemos salido todos a un rtimo suave e incluso ha habido un instante en que nos hemos frenado un poco para luego volver a iniciar el trote de la primera vuelta a la pista de atletismo y de allí salir por un lateral hacia la carretera Artunduaga Etxadia y bajar hacia una zona peatonal junto al río Nervión por la cual hemos transcurrido sin mayores problemas.
Comienzo de carrera con alegría.

La carrera no se me está haciendo nada dura y Pablo Daniel, un apoyo constante.
Cuando hemos llegado a un punto concreto hemos dado la vuelta y hemos hecho el recorrido inverso por el susodicho paseo y ahí es donde he empezado a animar a grito pelado a todos mis amigos y conocidos que se cruzaban conmigo, jajaja.... Sólo se me oía a mí dar gritos de ánimo y saludar a los que me encontraba, como iba bastante fresca y relajada, me lo he pasado "pipa" porque he estado en mi salsa, jajaja...

Después, hemos pasado por el Parque Aita Aureliano Landeta bordeándolo para pasar bajo la Autopista del Cantábrico y dirigirnos hacia la zona de Merca Bilbao, rodeándola por completo y pasando por la Avenida del Urbi para seguidamente empezar una subida que nos llevaría a pasar de nuevo junto al parque antes mencionado y previa a la cual, mi amigo Pablo Daniel me ha aconsejado que dosifique y que baje un poco la velocidad para no pasarme de vueltas. Luego cerca de la estación de Renfe Cercanías nos hemos desviado al barrio de Uriarte, llegando a la calle Elizondo donde hemos alcanzado la mayor altura de esta carrera, 82 m.
Saludito al fotógrafo oficial de la carrera.
A estas alturas de la carrera y ya pasados los 8,5 km de recorrido las pulsaciones ya se me habían estabilizado un poco porque al principio se me iban pasando de las 150 y el reloj-pulsómetro me iba pitando constantemente, jajaja...

Cuando se cumplía el kilómetro 9,5 aproximadamente, mi rodilla me ha empezado a doler un poco pero con insistencia, así que ante la señal de alarma he decidido bajar un poco el ritmo para poder acabar aunque sea la carrera mientras mi compañero Pablo Daniel me animaba para que la acabase pero en plan tranquilo.  Le agradezco mucho a este amigo que no tirase para adelante y que me acompañase todo el rato en la carrera cuando yo sé que él tiene un ritmo superior al mío.
Ya vamos todos en tropel disfrutando del ambiente.
Cuando llegábamos al kilómetro 10,5 aproximadamente de la carrera ya estaba casi todo el pescado vendido.  Yo muy contenta de poder acabar la carrera con muy buenas sensaciones en general y con un plus de moral positiva, aunque un poco preocupada por el dolor de rodilla.   Volvemos a hacer la última subida por la Avda. del Urbi para llegar por fin al Polideportivo de Artunduaga y hacer casi una vuelta completa a la pista de atletismo junto a mi compañero de carrera Pablo Daniel, con el cual he entrado en meta de la mano y levantando los brazos en señal de alegría, cumpliendo el recorrido en 1h 00m 39sg.   Así que muy contenta con mi participación en esta carrera pues pensaba que iba a hacer peor tiempo.
Eyyyy, voy fenomenal!!!

Mi compañero de carrera Pablo Daniel y yo contentos
de haber acabado con buenas sensaciones.

Después, he vuelto a encontrarme con más amigos con los que he charlado y me he sacado fotos, jajaja....¡¡¡Cómo soy, los tengo abrasados a los pobres!!!

Sergio Fernandez y yo bien motivados con la camiseta
42195.es  ¡¡¡¡Vaaaaaaamoooooosssss!!!!

Aquí estoy con este fenómeno de chaval al que le tengo mucha
admiración, mi amigo Xabier Gonzalez Arzuaga.

Aquí con mis amigos Carmen, Iñaki y Pablo Daniel, que son la "repera", jajaja...

¡¡¡Qué buena está la medalla conmemorativa!!!

¡¡¡Estamos eufóricooooossss!!!

¡¡¡¡¡Ya no puedo parar de botaaaaaaaaarrrr!!!!!!

He quedado, según la clasificación general en el puesto 366 de 411 participantes y la 12ª en la categoría de veteran@s A, con una media según el cronómetro oficial de la carrera de 5:05/km, aunque a mí según mi reloj Garmin, la media me sale 5:24/km.

Camiseta técnica y medalla conmemorativa de esta edición.
Muchísimas gracias  Pablo Daniel por todo el apoyo y acompañamiento en esta carrera.  Me ha servido de mucha ayuda.

http://connect.garmin.com/activity/399202231

Hoy peso: 60,9 kg.