jueves, 31 de octubre de 2013

Entreno matutino por Ermuamendi. (31/10/2013)

Hoy he podido disfrutar de hacer una tirada corta pero intensa con mis amigos Aitor Fernandez y Aitor Fontanes que me han animado a ir con ellos cuando estábamos comentando una foto en el muro del facebook de este último.

La cuestión es que hoy pensaba hacer una sesión larga de piscina, ya que estoy saliendo muy poco a poco de una tendinitis en mi rodilla derecha, pero como ha salido un día totalmente despejado y con temperatura fresquita y la propuesta era para quedar a eso de las 12 del mediodía, pues me he animado al final.

Después de llegar en coche hasta Gorliz, una vez aparcado nos hemos dirigido hacia las escaleras que suben por el monte de la playa de Astondo y ahí hemos comenzado nuestro entreno en plan tranquilo de hoy. 

Aitor Fontanes se ha llevado con él a su perra  Zira que es como su "Personal Trainer" y  que es muy dócil y sociable, pues ni cuando nos hemos metido en su coche nos ha gruñido o ladrado para decirnos: "¡¡Eeehh, que este es mi territorio!!", jajajaja.... Al revés nos ha saludado cariñosamente y nos ha rodeado varias veces en plan juguetona.

Las primeras escaleras de acceso al monte son bastante equilibradas pero según se va avanzando, la cosa se pone algo complicada pues algunos de los peldaños están desplazados y ya no hay equilibrio ni distancia igual de unos a otros, lo cual hace que sea más ameno e incluso divertido trotar por allí. 

Yo, para no variar iba a la zaga de los dos Aitores e intentaba no perderles de vista pero aún así me ha costado seguirles pues llevo bastante tiempo sin pisar terreno natural para correr y aunque hoy no había excesivo barro, mis piernas no querían ir a más velocidad de la que yo les imprimía. ¡¡Qué le voy a hacer!!

Mis dos compañeros de vez en cuando miraban para atrás para ver si seguía viva y sobre todo si les seguía a ellos y me preguntaban desde la lejanía si iba bien y me daban ánimos, jajaja.... ¡¡Qué detalle!!

Cuando hemos llegado al Faro del Cabo Billano, hemos descansado dos minutos y nos hemos hecho una foto a todo correr, que ha salido de chiripa, porque hemos salido con los pies cortados.  ¡¡Menos mal que no han sido las cabezas!! jajaja... Sino, para Halowen estaría de muerte la foto, jajaja....
Foto en el Faro de Gorliz.
Luego nos hemos desviado por una senda que marca hacia el Ermuamendi de 289 m. donde ellos han llegado mucho antes que yo, jajaja.... Y cuando he llegado al buzón del susodicho monte, allí me estaban esperando todos aburridos, jajaa...  Nos hemos sacado otra foto y hemos vuelto al trote dirigiéndonos por el acantilado dirección Armitza.  Pero que nadie se asuste que no hemos ido para allí, eh?  Nos hemos desviado por un camino que ponía Fao, pero que nos ha llevado por una senda muy chula llena de piedras donde dejarte los tobillos y lo que no son los tobillos, jajaja.... Pues una caída allí, tendría su miga, jajaja....
Buzón del Ermuamendi de 289 m.
Al final de esta senda sombría aparecía una carretera que se cruzaba delante de mí y como iba un poco descolgada y despistada totalmente de mis compañeros, cuando he llegado he mirado hacia un lado y hacia el otro y viendo que a mi izquierda había un caserío y que parecía que la carretera se acababa allí, me he ido hacia la derecha a toda pastilla llamándoles a grito pelado a los dos Aitor.  

Mientras corría en esta dirección he oído como un silbido y me he aliviado pensando que los iba a encontrar enseguida pero no ha sido así y lo que es peor había por allí un cercado con ganado y un perro mastín que me ha empezado a ladrar con un tono muy amenazante.   ¡¿¡¿Pero qué interés tienen los mastines conmigo!?!?  ¡¡Si yo no les pienso robar el ganado!! jajajaja....

Total, que me he acongojado tanto que he reculado hacia atrás y he vuelto al punto de inicio de donde había salido de la senda y le he empezado a mandar mensajes a los dos compañeros para ver dónde leches se habían metido, porque entendía que hacia la izquierda no había salida.  Al final Aitor Fontanes me ha llamado todo preocupado preguntándome si estaba bien y dónde estaba.  Se lo he explicado y entonces me ha dicho que habían ido hacia la izquierda saliendo del bosquecillo de ensueño, jajaja...

Al final nos hemos reencontrado todos como si fuese aquello un reencuentro del programa "Hay una cosa que te quiero decir", jajaja....  Y hemos seguido corriendo por unas campas que al final nos han llevado de nuevo a la carretera que va hacia el faro y de ahí nos hemos vuelto a meter por tierra para volver por donde habíamos iniciado el entreno, osea por toda la ristra de escalones a cual más resbaladizo y descolocado, jajaja....

Yo, una vez que sabía que no tenía peligro de perderme pues esa zona la controlo bastante bien, he relajado un poco más el paso y he ido disfrutando del paisaje y de las florecillas silvestres de la zona.   Hasta me he auto-sacado una foto, jajaja.... ¡¡No lo he podido evitar!!  
Sufriendo lo insufrible en el entreno de hoy, jajajaja....
Luego, cuando ya estaba llegando hacia las últimas escaleras que dan de nuevo a la playa de Astondo, he oído gritos de jolgorio y he pensado que no iban conmigo, pero sí, eran Aitor Fernandez y Aitor Fontanes que se lo estaban pasando "pipa" dándose un baño en la playa, jajaja....  ¡¡Y como Dios los trajo al mundo!!
Baño reconstituyente de mis compañeros de entreno, jajaja...
Total que he llegado, les he dicho que estaban muy "grillados" y hemos echado unas risas.  Les he sacado unas fotos desde lejos y luego me he dedicado a admirar otras zonas de la playa mientras ellos salían del agua y se vestían.

Me han dado un poco de envidia, pues yo podía haber metido en el agua aunque sea mis piernas para refrescarlas un poco, pero me ha dado pereza al final.

Luego hemos vuelto en coche a nuestro pueblo y nos hemos tomado un refrigerio a toda prisa pues Aitor Fontanes se tenía que ir a trabajar enseguida.

Hasta aquí la crónica de este entreno bandolero que nos hemos hecho Aitor Fontanes, Aitor Fernandez, Zira y yo.

Hoy peso: 60,1 kg.











domingo, 27 de octubre de 2013

Ruta en bicicleta hasta Bilbao para recuperar buenas sensaciones.

Hoy era un día en el que no iba a hacer nada de especial, excepto descansar ya que ayer hice un pequeño entreno de carrera en asfalto a ritmo suave después de 11 días de inactividad running debido a una lesión de rodilla después de la última carrera de montaña en la que participé.

Pero la mañana ha salido muy soleada y no me he podido resistir a la idea de ir a andar en bicicleta aunque sea llaneando para ir fortaleciendo de nuevo las piernas después de tanto descanso obligado.

Total, que a eso de las 9:30 de la mañana he empezado a preparar todo con la idea de dar una vuelta y así aprovechar este día que prometía.

He salido de casa con la intención de no hacer demasiados kilómetros, pero según iba avanzando, como veía que la rodilla no me molestaba iba pensando para mis adentros:  "venga, unos kilómetros más Yolanda", y así hasta que sin darme cuenta he llegado a Bilbao.


Primera parada en Ribera de Erandio.

Vestigios del pasado industrial en Erandio.

Paseo Campo Volantín con el Palacio Euskalduna al fondo.

Aquí estoy junto a la escultura llamada la "Variante Ovoide
 de la Desocupación de la Esfera”, de Jorge Oteiza.

Ayuntamiento de Bilbao.
Había bastante gente por el paseo del Campo Volantín de Bilbao, pero todo fluía con tranquilidad, así que he llegado hasta el Ayuntamiento y de allí después de sacar algunas fotos me he vuelto para casa.

Al final, me han salido casi 44 km. de recorrido total con lo que me he quedado muy contenta de mi paseo matutino.

Hoy peso: 60,4 Kg.

viernes, 18 de octubre de 2013

ENTRENO DE BICI PROBANDO LAS RODILLAS MALTRECHAS. (18/10/2013)

Desde el pasado domingo, en el que participé en la II Arrankudiaga-Zollo Lasterketa, tengo bastante dolor de rodillas, aunque la que más me duele y pincha es la derecha.

Tras un intento fallido de entreno el martes junto con mi amigo Pablo San Juan, que me animó a practicar unas series en Bilbao, no he tenido otro remedio que tomarme con calma esta situación.

Creo que el ligamento cruzado de mi rodilla derecha está "tocado" a consecuencia del esfuerzo y de forzar en las bajadas de las pendientes de la carrera mencionada.  La cuestión fue que precísamente en esas cuestas el terreno a pisar era hormigón o asfalto con verdín y por eso creo que tengo lo que tengo, jajaja... Pero espero ir sanando poco a poco.

De momento, voy a pasear a pie a paso "abuelina" para no forzar mucho la musculatura y sobre todo los tendones y ligamentos.
Paseo cansino a paso "abuelina", jajaja... ¡¡Qué aburrimiento!!

Pero hoy he decidido probar a ir en bicicleta aprovechando que hace buen tiempo.   Y de lo que tenía pensado hacer, ha salido un poco más.

Muy a gusto y con poco tráfico por la carretera, he disfrutado de un buen paseo en bici.
Primera parada en el Castillo de Butrón.

Hasta aquí he llegado. Quería saber cómo estaba ésto.

A la vuelta no me he podido resistir a para en Armintza.

Después de reponer líquidos y un poco de alimentación,
preparada para volver a casa.

¡¡¡Qué bien se estaba en Armintza!!!

A ver qué tal estoy la semana que viene. Por el momento el sábado y el domingo me lo tomaré con calma.

Hoy peso: 58,2 kg.

lunes, 14 de octubre de 2013

II ARRANKUDIAGA-ZOLLO LASTERKETA (13/10/2013)

Voy a empezar a escribir esta crónica con una frase popular que dice algo así como: "Todo lo que sube tiene que bajar", o aquella otras que hace referencia a momentos contrarios "Una de cal y otra de arena".  

Pues bien, eso es lo que me ha pasado a mí en esta ocasión con mi última carrera de montaña.  Que fui bastante motivada y esperanzada después de mi sorprendente pódium la semana pasada en la VI Serantes Igoera y en esta carrera de Arrankudiaga-Zollo me he dado contra la pared de la dificultad que me ha supuesto una carrera que en principio pensaba que era apropiada para mí por los pocos kilómetros del recorrido (10,75) y por el desnivel acumulado de 1005 m. que tenía, en la cual se alternaban caminos de asfalto con pistas forestales.  En general, no se trataba de pistas técnicas ni complicadas como anunciaba el blog de la carrera mencionada.

Esta ha sido mi 13ª carrera del año y 4ª de montaña en la que participo en lo que llevo del año 2013, principio y espero que no sea el fin de una carrera deportiva totalmente amateur y en la que mi objetivo principal es disfrutar no solo de las carreras sino del ambiente fantástico que se vive en ellas y conocer a gente de este mundillo trail running que tanta sabiduría me aportan con sus consejos.

Esta vez he de decir que la noche anterior a la carrera dormí bastante bien.  ¡¡Menos mal, alguna vez tenía que ser!!  Y me desperté bien descansada y lista para desayunar y vestirme con la ropa de corredora, aunque esta vez opté por unas mallas largas pues ya se empieza a notar bastante frío por las mañanas y las heladas empiezan a hacer acto de presencia.  Total, que a las 9:30 a.m. aproximadamente salí de casa con el coche dirección Arrankudiaga para llegar con tiempo suficiente de aparcarlo y ubicar la mochila con la ropa de recambio y las cosas del aseo.  

Aparco junto al campo del fúltbol del pueblo como me lo indica una persona de la organización y allí me encuentro justamente con Sandra Sevillano, su marido y su hijo pequeño saliendo de su furgoneta.   Estos amigos míos del facebook son del equipo Miribillako Otsoak y yo tenía el objetivo de encontrarme con ellos pues me tenían que hacer entrega de una camiseta del club que mis formidables amigos Pablo San Juan y su mujer Mar me han regalado con mucho cariño y amistad, cosa de la que les estoy enormemente agradecida pues ellos saben lo mucho que me está costando meterme en este mundo de las carreras de montaña y este súper regalo ha sido muy motivador para mí y para no perder la esperanza en los objetivos futuros que tengo delante de mí.  Por todo ello, ¡¡un millón de gracias Pablo y Mar!!  Sois mi apoyo incondicional y eso me llega al corazón.

Después de los saludos efusivos y de charlar un ratito, me han entregado la camiseta del club y les he dicho que hoy la iba a estrenar en la carrera para sentirme una "otsoa" igual que ellos, jajaja....  A lo cual me han respondido dándome muchos ánimos y que luego nos veríamos por allí.
Aquí estoy con Sandra Sevillano, ganadora de esta edición.
He caminado unos metros y me he adentrado en las instalaciones del campo de fútbol de Arrankudiaga para dejar la mochila e ir hacia la zona de inicio de carrera en el Barrio Elexalde donde está ubicado el Ayuntamiento y la plaza del pequeño pueblo.   

He recogido mi dorsal, esta vez el número ha sido el 49 y una camiseta conmemorativa de la carrera.   Luego he estado con varios amigos del facebook charlando y echando risas como Unai, Isaac, Igor, Jose Antonio, Jose Miguel, Aaron, Xavi, Aitor, Jesus, Aitor, Andeka, Alberto, Iñaki, Victor, Montse, Sandra, Mikel I., Eduardo,  y alguno más que seguro que se me escapa y que le pido perdón desde ya, jajaja.... Pero es que a veces me lío con unos nombre y otros y luego pasa lo que pasa, que alguno se me cuela y no lo nombro. 
Mi primer encuentro con Igor Fdez. Gamazo.
El caso es que entre charla y charla se ha ido acercando el momento del inicio de la carrera y casi no me ha dado tiempo a calentar.  Pero un amigo de lo que será mi futuro equipo de trail running, si Dios quiere, me ha dicho que le acompañara a echar unas carreras para poner a punto las "patas" que sino, empezar con los músculos fríos nos traería malas consecuencias.  Y así ha sido, nos hemos ido por los alrededores a trotar un poco y a hacer algunos estiramientos mientras charlábamos sobre la carrera y el buen ambiente que había entre todos los corredores allí presentes.  Fotos y risas por todos lados.   
Futuros integrantes de UKOTT. Aitor Fontanes, Xabi Trifol, Aaron Nhson y la menda.

En cuanto nos hemos descuidado, ya había llegado casi la hora de inicio de carrera y nos han llamado a todos a ponernos en el punto de salida de la prueba.  Nos hemos apelotonado todos y yo me he puesto en un lateral pero tirando hacia la parte delantera del grupo  ¡¡Qué inconsciente!! jajaja....  ¡¡Para que me atropellen todos los que salían tronados!!  

Han dado el txupinazo de salida y hemos salido todos en tropel hacia la zona de acceso al monte, pasando antes por un túnel que evita que pasemos por la carretera que cruza al pueblo y nos hemos dirigido hacia el monte con una pendiente más que considerable para ser el inicio de la carrera.  

Yo he ido corriendo pero apretando lo justo para no quemarme desde el inicio y guardar un poco de "gasolina" para más adelante.  Aún así, se me ha hecho bastante duro el comienzo rondando mis pulsaciones entre 155 y 161 de máximo a causa del sobreesfuerzo de las primeras rampas.  Me iban pasando los corredores con relativa facilidad por lo que he pensado en no agobiarme e ir concentrada en lo mío hasta que a una de éstas aparece mi amigo Jesus Beamonte y me pregunta a ver qué tal voy y las pulsaciones.  Le digo que voy mal y las pulsaciones pasadas de vuelta y me dice que me pegue a él que me iba a marcar un ritmo constante pero no muy exigente para que recuperara un poco el aire y pudiese seguir la carrera.  Lo he hecho, me he centrado en seguir sus pasos durante menos de un km, porque ha llegado un momento en que ya no le podía seguir.  ¡¡Me faltaban fuerzas o motivación o no sé qué!!  Pero me estaba resultando muy difícil seguirle, así que lo he dejado ir sin decirle nada y para cuando ha mirado de nuevo hacia atrás yo ya estaba muy descolgada de él y le he hecho un pequeño gesto para que tirase para adelante él solo.

Luego, según iba ganando altura, ya parece las pulsaciones se han ido estabilizando y ya no pasaban de 150 ppm más que en algún momento.

El recorrido ha sido un poco rompe-piernas, por lo menos para mí, ya que primero se sube de 91m. a 267m. de altura para luego bajar hasta los 208 m. y depués subir otra vez hasta los 248 m. para volver a bajar hasta los 158 m., y ésto cuando llevábamos tan solo unos 3 km. del recorrido.

A continuación a llegado el gran momento de hacer la subida más larga para llegar a la zona de Zollo por la carretera del barrio Etxebarri por muchos tramos de pista hormigonada que después de pasar por la zona boscosa del principio dificultaba más aún si cabe la manera de correr, pues había momentos en los que te encontrabas con verdín y el peligro consiguiente de resbalar.
Perfil de la carrera.
El transcurrir ya tanto cuesta arriba como cuesta abajo ha empezado a ser bastante tortuoso para mi rodilla derecha que pasado el kilómetro 6 de carrera se ha empezado a resentir y a doler con una intensidad más que sospechosa para mí.  Así que a partir de este punto me he tenido que tomar la carrera con más calma pues no quería por nada del mundo acabar siendo atendida por los equipos sanitarios a mi llegada a meta si no me tenían que atender antes.

¡¡He tenido que saltar sobre un río y todo!!, jajaja.... ¡¡Qué bueno!!  Y lo mejor de todo es que allí mismo había un fotógrafo retratando el momento.  Ya tengo ganas de ver la foto, pero habrá que esperar, jajaja...

En la parte final del recorrido he pasado por un puente de madera por el que esta vez sí, he librado el pequeño río que transcurría por dentro del bosque para seguidamente trotar por una nueva pista de hormigón que estaba totalmente cubierta de verdín fruto de la zona sombría en la que se encontraba.  Por allí he tenido bastante miedo de caerme pero al final lo he solventado con un "suficiente", jajaja...

Metros finales pasando por los barrios Almiñe, Zabale, Garondo, Telleri y finalmente Elexalde donde tras 1 hora 11 min. y 52 sg. según cronómetro oficial de la prueba he llegado a meta con no muy buenas sensaciones vividas en el recorrido.  
Llegada a meta muy feliz a pesar de haber sufrido lo indecible por el camino.

Me ha venido gente a preguntar qué tal y a interesarse por mí y a todos les he dicho que así como el domingo pasado disfruté como nunca en una carrera de montaña, este día de hoy lo guardaría en mi memoria por todo lo contrario.  No había disfrutado mucho precisamente y para colmo venía tocada de una rodilla.  

Total, que me he encontrado con unos y con otros, algunas fotos, ver entrega de trofeos y luego a ducharme y para casa bastante cansada.  
UKOTT con un otsoa infiltrado, jajaja....  De izda. a dcha.: Aitor Fontanes,
Aitor Fdez, Iñaki Aristegi, Jesus Beamonte, Yolanda Ugarte.
 Abajo el hermano de Aitor, Alberto.

Con mis amigos Unai Bilbao e Isaac Perez y uno que se nos acopló, jajaja...
Por eso decía al principio que las frases populares me vienen como anillo al dedo en mis carreras, jajaja.... Creo que a partir de ahora, en cada carrera que participe, según como vea que me ha ido, aplicaré una de esas célebres frases que tan bien describen ciertas situaciones o sentimientos.

Puesto 211 en la clasificación general de 229 corredor@s y puesto 25 en la clasificación femenina de 32 corredoras en total que estábamos participando.  La media de kilómetro me ha salido a 6,41/km. según la organización.

Hasta aquí la crónica de esta carrera.  Hoy peso 59,1 kg.

El track del Garmin no refleja todo el recorrido total porque el satélite no lo encontró hasta pasados unos 700m. aproximadamente.  Así que la media/km también ha salido más alta.


miércoles, 9 de octubre de 2013

MI PRIMER PÓDIUM EN CARRERA DE MONTAÑA EN LA VI SERANTES IGOERA (6/10/2013)

Esta crónica es muy especial para mí, pues en ella os relataré una vez más mi experiencia en una carrera de montaña en la que he participado y que sorprendentemente me ha llevado por primera vez a subir al pódium, así que el famoso dicho de "a la tercera va la vencida" en este caso se ha cumplido a rajatabla, jajaja....

Esta ha sido mi 12ª carrera del año y la 3ª de montaña en la que participo y esta vez y para variar estaba durmiendo muy bien durante la noche....cuando de repente, ¡¡Zas, pesadilla al canto!!  

He soñado que estaba en un merendero disfrutando de una tarde en compañía de amigos cuando de repente todos han empezado a gritar y a poner caras de espanto ante mí.  Yo pensaba que lo que habían visto era que me estaba colgando un moco o por la nariz o que me había mordido la lengua y me estaba saliendo sangre de la boca, cuando de repente me susurraron todos:  Quieta Yolanda, no te muevas que lo que tienes atrás..... Y yo que soy muy curiosa, me giro un poco la cabeza y veo de refilón a un grandísimo tigre que se acercaba semiagachado, como hacen los felinos cuando van a atacar a su víctima por sorpresa y que se acercaba a mí siguilosamente.  Entonces unas lágrimas de desesperación y angustia recorrieron mi rostro mientras mis amigos miraban atónitamente la escena.  El tigre se fue acercando tanto que empecé a sentir el calor del vaho del aliento de su boca sobre mi espalda y entonces fue cuando me dije a mí misma..... "hasta aquí ha llegado tu vida, Yolanda. Esto va a acabar de la peor manera posible"  y cerré los ojos esperando ser atacada por el felino salvaje.  El silencio era sepulcral y de repente.....noté algo húmedo sobre mi lado derecho de la cara que venía de abajo a arriba y me dí cuenta en aquél preciso momento que el tigre me había dado un lametón a modo de probar mi punto justo de sal antes de zampárseme entera.  Y seguido abrió su enorme boca, sacando sus espeluznantes colmillos y con eterna lentitud, como si fuese a cámara lenta, me los puso sobre el cuello y...................¡¡¡¡¡¡¡DESPERTÉ!!!!!!!    ¡¡¡Uf, menos mal, qué agobio por Dios!!!   Era una pesadilla de las más chungas que recuerdo.  A las 4:00 a.m. ya estaba con los ojos como platos, jajajaja.....  Pero sabiéndome segura y entera, que no me faltaba nada.  

Al final media noche en vela, pues cada vez que cerraba los ojos, volvía a aparecer el tigretón ese de la pesadilla, jajajaja....

A las 8:00 h. me he levantado un poco "zombi" por la mala noche que he pasado y me he dispuesto a desayunar.  Una buena taza de café con leche, unas galletas de avena con pepitas de chocolate, zumo de naranja, arándanos y nueces.

El día ha amanecido bastante oscuro y fresco y con una fina lluvia que por momentos dejaba de caer para alegría mía.  Pero aún así, no las tenía todas conmigo, pues el tema del barro es un poco problemático para mí y más teniendo en cuenta que había que pasar por un cortado que tiene un poco de dificultad al tener bastante piedra al inicio del mismo y sobre todo por su estrechez y caída al vacío que tiene.  Vamos, que este paso hay que tomárselo con calma.

Una vez finalizado el desayuno, me he vestido con ropa de calle y junto con mi marido hemos salido de casa a eso de las 9:00 rumbo a Las Arenas, para allí tomar el Puente Colgante e ir andando hasta Santurtzi y llegar al barrio de Mamariga.  

Aunque la mañana era bastante fresca, 14º  y húmeda por el efecto del txirimiri, me he dirigido hacia el punto de destino a paso ligero y como quien no quiere la cosa he empezado a entrar en calor en el paseo.  Cuando he llegado al frontón de Mamariga, estaba con una sudada que para qué, jajaja.... ¡¡Me había cocido con la chamarra de polipiél que llevaba puesta!! jajajaja....

En fin, me he acercado al frontón y algunos con los que fui al entreno-presentación de la carrera un mes antes, cuando me han visto han venido a saludarme y a dar abrazos de bienvenida y a preguntarme qué tal y esas cosas y yo les he dicho que muy bien, que venía a darlo todo en la carrera.  A lo cual, ellos me han respondido con muchas frases de ánimo y llenos de alegría.  

Como ya conocía el lugar, me he ido directamente a los vestuarios del frontón a dejar la mochila con la ropa de recambio y los bártulos para ducharme tras la carrera y he salido a dar una vuelta y a ver si le veía venir a mi compañero de batallas, Pablo San Juan, también llamado "Bengala de Santutxu" y tras unos minutos paseando lo he visto venir de lejos acompañado por su mujer, perfectamente equipado con todo su atuendo deportivo de "pro".  ¡¡Llamaba la atención, la verdad!!  Con la altura que tiene y con una camiseta de Salomón roja y blanca, era como para no fijarse, jajaja.... Me he ido hacia ellos y los he saludado con mucho cariño y nos hemos ido a tomar un café a un bar de por allí cerca.  Les he contado lo del sueño, y se han reído mucho porque yo les decía que creía que era algo premonitorio de que lago me iba a pasar en la carrera, jajaja...  También hemos charlado de lesiones, alimentación, etc.  Muy relajante la conversación, la verdad.   Luego, Mar, la mujer de mi amigo se ha marchado y Pablo y yo hemos ido al frontón para ver si se podían recoger los dorsales.  Pero nos han dicho que todavía no era el momento.  Así que hemos estado por allí saludando a unos y a otros de los que conocimos hace un mes en la presentación del recorrido de la prueba y al final nos hemos dado cuenta de que ya había gente acercándose a las mesas de los dorsales.

Yo he ido a la de l@s veteran@s para recoger mi dorsal y cuando les he dicho mi nombre a las mujeres que llevaban el reparto de los dorsales, me han buscado y no me han encontrado.  Entonces les he dicho que tenía que estar, que me apunté de las primeras y que en la página web había mirado y sí estaba inscrita. Y me han preguntado la edad y les he dicho que 44 y entonces lo han visto claro y me han dicho: -Ah, no maja!!!  Estos dorsales son para los de 45 para arriba.  me han mandado a la otra mesa que para entonces tenía una fila de gente esperando, que....me he agobiado un poco, pero bueno, allí que me he ido.  He saludado a Iñigo Zabala Macías y a otros que me conocían de vista a mí pero no yo a ellos y me he puesto en la fila.

Mientras, mi amigo Pablo ya tenía su dorsal en las manos, yo me desesperaba esperando el momento de recoger mi dorsal.  Cuando de repente, me llaman desde la mesa de veteranos haciendo aspavientos con los brazos las mismas señoras que unos minutos antes me habían dicho que allí no tenían mi dorsal.  Las miro y me señalo a mí misma como queriendo preguntar "¿es a mí?"  y me hacen todas con la cabeza que sí, jajaja.... Total que fui y me dijeron que en el caso de las mujeres, se contaba desde los 40 años como categoría veterana.  A lo que yo, alividad, suspiré y les dije que entonces sí tenía que estar en la lista.  Miraron de nuevo y...... "voalá", como por arte de "Birli y Birloque" apareció allí mi nombre completo en la hoja de inscripciones, jajaja.... Y las mujeres todas apuradas pidiéndome mil perdones por el error y tal y yo les dije que estuviesen tranquilas que más se perdió en la guerra, jajajaja.... Me dieron mi dorsal, el nº 170 y me fui corriendo a donde mi amigo Pablo a contarle lo que había pasado.  Se rió mucho porque mientras le estaba contando el pequeño contratiempo, se me acercaba unos y otros a saludar y yo toda efusiva allí saludando a todo el mundo y "cascando" hasta por los codos con todos y ya con los nervios de punta.

Al de un rato, volví a donde estaba Pablo y éste me dijo que lo mejor sería que empezásemos a calentar las piernas y a hacer algún estiramiento y pequeña serie para activar el cuerpo.  Así que le hice caso y nos fuimos a la parte trasera del frontón a echar unas carreritas suaves para ir poniendo a tono las "cachas" para el momento de la carrera.  Estuvimos hablando poco, pero me dio algunos consejos que tuve en cuenta en la carrera.

También me pude hacer una foto previa con mis amigos Iñaki, Juan y Pablo Daniel antes de la carrera para echar unas risas, jajaja.... ¡¡¡Es que somos unos cracks!!!

¿Somos o no somos la bomba?

Eran las 11:15 h. cuando oímos que decían algo por megafonía.  Estaban llamando a todos los corredores y corredoras para dar algunos consejos y detalles técnicos de la carrera, así que allí fuimos a poner la oreja bien abierta para atender a lo que se decía.  Pero mientras la charla megafónica seguía, yo seguía saludando a unos y a otros.  Y cuando faltaban excasos 5 minutos de iniciarse la carrera, le dije a mi amigo Pablo que no nos habíamos sacado la foto previa a la carrera a lo que él me dijo que tenía que ser muy rápido porque se quería poner en primera fila, así que saqué apresuradamente la cámara y le pedí a uno que estaba por allí cerca que nos sacase una foto para el recuerdo, a lo cual accedió amablemente.

Foto para el recuerdo de Pablo y mía.
Después, mi amigo Pablo se fue hacia adelante y yo me quedé en segunda fila hablando con otro amigo mío, Javier Lozano, y estuvimos y echando risas para romper la tensión del ambiente que se cortaba con un cuchillo, jajajaja.... Pero todos estábamos con una mano sobre la otra y con los dedos a punto de pulsar nuestro relojes-cronómetros en cuanto diesen la salida.

Llega la hora de inicio de la carrera, las 11:30 y dan el bocinazo de salida y salimos todos tronados hacia nuestro primer objetivo, la cima del Serantes.   Yo fui avanzando entre toda la multitud y cuidando de no cruzarme a nadie ni que nadie se me cruzase a mí para no tropezar y caer al suelo, pero me estaba dando cuenta de que un gran grupo se había adelantado bastante aunque estirado.  Lo mejor de todo es que en ese grupo estaba Pablo, que había venido muy motivado a esta carrera después de una parada técnica que tuvo que hacer la primavera pasada.  Esta era su primera carrera post-parada técnica y me había comentado minutos antes que estaba con esos nervios previos a vivir su primera carrera de montaña hace ya unos años. Así que yo estaba feliz de que hubiese hecho aquél arranque a toda potencia y perderlo de vista enseguida.

Después de enfilar la calle Mamariga por la carretera, nos desviamos hacia la calle Vista Alegre por la que continuamos hasta encontrarnos con la pista de hormigón que lleva hasta la cima del monte Serantes, pero en los detalles de la prueba, decía que el primer kilómetro era obligado hacerlo por esta pista de hormigón, pero que a partir de allí, cada cual podría subir a la cima del Serantes por donde quisiese, esto es, monte a través o seguir por la pista de hormigón.   Así que una vez que recorrimos el susodicho tramo hormigonado, nos encontramos con una cinta de balizamiento en la ladera que caía hacia la pista dando allí mismo comienzo, para quien lo quisiese, la subida al repetidor y cima del Serantes monte a través.

El grupo de corredores iba más o menos estirado y al llegar a la zona balizada, allí nos apelotonamos todos y aquello parecía más bien la cola de la espera de la pescadería o charcutería del Eroski, jajaja.... Así que en cuanto llegué, pedí la vez y la gente se empezó a tronchar de risa, jajaja....  ¡¡Qué momento!!

A lo que iba, tras esperar a que los de delante mía fuesen desfilando por la ladera empinada, me decidí a ir por allí también yo.  Total, ya que estaba... Y la verdad que al principio como éramos tantos corredores, en vez de correr íbamos andando porque no había sitio para todos pero en cuanto se fue anchando un  poco el camino ya la gente le empezaba a meter zapatilla a la carrera.   Así que yo no iba a ser menos, y me dije: "Ala, Yolanda a darlo todo" y allí me lancé a trotar mientras iba superando cada vez más desnivel. Curiosamente, no me sentí axfisiada en exceso al inicio de la carrera y eso para mí era una excelente señal así que poco a poco fui avanzando e incluso adelanté a varios corredores por el camino que sorprendentemente no tenía excesivo barro después de lo que llovió el día anterior.

Caía una fina lluvia de vez en cuando pero no agobiaba excesivamente, así que incluso me vino bien para ir refrigerando el cuerpo, jajaja....

A una de éstas, me doy cuenta de que de mi nariz salía algo que podría ser agua, sudor o ...... ¡¡un moco!! y me empiezo a agobiar porque no llevaba ni un miserable clinex con qué limpiarme y eso de sonarme la nariz en plan ciclista echando la metralla hacia un lado se me antojaba muy difícil ya que tenía claro que le iba a salpicar a alguno de al rededor o lo que es peor, me iba a salpicar a mí misma y menudo ridículo más grande que iba a hacer, jajajaja.....  Así que empecé a hablar sola de mi mala suerte por no poder sonarme la nariz como era debido y tal y tal y de repente como por arte de magia apareció un señor que me ofreció un paquete de clinex a estrenar sacados del bolsillo de su chamarra, jajaja.... Yo que no daba crédito a lo que veían mis ojos, le dije mientras no paraba de correr que me diese sólo uno, pero el amable hombre insistió en darme el paquete entero y así me lo dio.  Le dí las gracias 3 o 4 veces seguidas y saqué a todo correr un pañuelito, lo zarandeé al viento y me soné la nariz tan fuerte que casi me reviento los tímpanos de la fuerza, jajaja.... ¡¡Pero qué a gusto me quedé!!

Foto de la organización.

Después de despejar bien las aletas nasales, parece que cogí hasta más fuerza y me lancé ladera arriba con más ganas si cabe, al verme liberada de aquél entaponamiento, yo creo que al respirar mejor bajaron hasta las pulsaciones por minuto que llevaba un poco disparadas (157), jajaja....

A la altura del kilómetro 2, volvimos a pisar pista de hormigón para cruzarla y seguir a continuación terreno a través. Ya habíamos ascendido a una altura de 228 m. pero con un desnivel bastante acusado y todavía nos faltaba llegar al fuerte del Serantes desde donde deberíamos ascender a la cima del monte, pero antes pasé por una zona de merendero donde había gente animando y alguien de la organización que al verme me dijo: - Aurrera neska, que vas la sexta!!!  Y yo toda sorprendida le dije:  - Será porque sólo estaremos séis chicas corriendo, jajaja.... A lo que me contestó la misma voz:  - ¡¡¡De eso nada, estáis corriendo 19 chicas así que vas muy bien!!!  Después de esta noticia, el ánimo me subió por enteros y proseguí la carrera mucho más motivada.  Según llegué al fuerte, lo bordeé dejándolo a mi izquierda y tiré para arriba con mucho ánimo.

Según iba subiendo me crucé con mi amigo Iñaki Gutierrez que me llevaba la delantera desde el principio y que yo no tenía ni idea de por dónde andaba él y le dí un grito, que enseguida me reconoció y me dijo: - ¡¡¡Yolanda, qué bien, me vas a pasar!!!  y yo le contesté que a lo mejor sí, pero que seguro que él me volvía a pasar a mí al de poco tiempo.  Y me dijo que tenía sus dudas porque el monte no era su terreno habitual para correr, así que se apartó un poco, le choqué la mano y le dí las gracias por el paso que me dejó y tiré para arriba mientras le animaba a que no tirase la toalla que enseguida se llegaba a la cima y luego ya todo sería más fácil.
Subiendo con alegría de ver a mi amiga Yolita de Sestao.
Seguí pegando zancadas monte arriba y de repente oigo que alguno y alguna gritan mi nombre.  Yo toda sorprendida levanto un poco la cabeza y veo a mi amiga Yolita del facebook con su marido que me estaban sacando fotos con el móvil.  ¡¡qué ilusión me hizo!!  Les saludé y les dije que luego nos veríamos abajo y les di las gracias por estar allí animándome y sacando fotos.

Foto cortesía de Yolita.
Continué mi ascenso hacia la cima del Serantes casi a cuatro patas, porque por allí curiosamente había más barro que al inicio y teniendo en cuenta todos los corredores que habían pasado previamente, pues estaba bastante amasado para resbalar en cada paso, jajaja.... Pero no me importó, puse toda la carne en el asador y tiré para arriba para llegar a la antena.

Cuando cumplía al rededor de 30 minutos en carrera llegué a la cima y allí pulsé el botón que marca una vuelta o punto concreto de un recorrido en mi reloj Garmin para tener una referencia a posteriori.  Mi amigo Iñaki, que venía tras de mí, en unos pocos segundos me alcanzó y logró rebasarme con paso alegre, por lo que me alegré mucho por él y le recordé lo que le había dicho unos 40 o 50 metros atrás sobre que me volvería a pasar de largo y le animé mucho para que metiese el turbo y tirase para adelante, a lo que me respondió animándome mucho también.

Una vez llegados a la antena, continué dirección Zierbana por el cordal del monte durante unos 800 metros sin apenas desnivel pero echando la vista al suelo para no torcerme ningún pie, pues a parte de estar resbaladizo, había piedras por el sendero por el que debía transcurrir.  En este sendero me volví a juntar con mi amigo Iñaki, al cual pregunté a ver qué tal iba y me dijo que bien pero que estaba sufriendo un poco, jajaja... ¡¡Pues como todos!! le dije yo, pero ¡qué manera más bonita de sufrir!, jajaja...

A continuación llegó la parte de la carrera en la que yo más miedo tenía, pues llegaba el cortado de descenso hacia abajo y por la parte lateral del monte que asoma hacia la Autovía del Cantábrico que era una zona para mí por lo menos un poco técnica ya que había que ir con mucho cuidado pues el sendero era muy estrecho, con piedras y barro y hacia el lado derecho del mismo sólo había caída al vacío prácticamente en vertical.   Así que allí me puse muy alerta y concentrada para no cometer ningún error y no tener un accidente despeñándome vacío abajo.  Avisé a los que venían detrás mía que tuviesen un poco de paciencia porque allí no pensaba precisamente en correr, sino más bien en ir andando con mucho cuidado y que igual formaba algo de tapón, a lo que me respondieron todos casi al unísono que estuviese tranquila que todos iban a hacer lo mismo.  Con lo cual fue un alivio para mí el no tener esa presión de algún corredor que quisiese pasar a toda pastilla mientras yo iba con cautela por aquella zona.

Fui dando pasitos pequeños pero seguidos y con relativa rapidez sin llegar a correr por el cortado, porque el estrecho camino tenía zonas que resbalaban unas más que otras e incluso me iba agarrando a la vegetación que me quedaba a mi lado izquierdo para asegurarme, aunque sea psíquicamente, de que iba algo más protegida.  Hasta que una vez recorrido unos 400 o 500 metros de este cortado se volvía a acceder a un sendero más ancho el que ya permitía volver a correr con garantías de no morir en el intento, jajaja.... Allí sí que empecé a apretar la la zancada y la velocidad para volver a llegar al fuerte del Serantes cuando se cumplía aproximadamente el kilómetro 5.

Después de pasar por delante del fuerte, volví a pisar pista hormigonada durante unos 200 metros a buena velocidad, en algunos momentos por debajo de los 5 min./km y en el primer recodo que me encontré bajando, había un paso entre maderas por el que había que meterse para volver a terreno natural.  Aquí sí que empecé a correr a más velocidad disfrutando del bosque y del sendero mucho más cómodo para transitar por él ya que estaba más equilibrado y lleno de pinocha de los pinos, lo cual le daba un encanto especial.

En este recorrido por la zona boscosa que asomaba al Abra llevaba tras de mí a algún corredor que otro, e incluso fui hablando y echando risas con él, aunque no tengo ni idea de quien era, jajaja.... Disfruté al máximo de correr por aquella zona que de vez en cuando y en algún claro me permitía divisar todo el Puerto de Bilbao, el Abra, y todo el horizonte marítimo y terrestre hasta donde la vista llegaba.

Llegado el kilómetro 8,8 del recorrido se volvía a acceder a la pista de hormigón no sin antes hacer un alto justo allí mismo parando en el segundo avituallamiento en el que había mucho plátano y agua preparada en vasos lista para beber.  Yo cuando llegué allí, vi que había una chica sacando fotos a los que llegábamos y le dije desde lejos que se preparara para sacarme una foto saltando a la de tres e hice la cuenta del 1 al 3 y dí un salto en plan cabritilla para que me retratase, jajaja... No sé si lo consiguió, pero todos los que estaban en el avituallamiento más la gente que estaba allí viendo la carrera se rieron mucho conmigo porque cuando llegué a las mesas, me puse a dar saltos y a bailar mientras engullía varios trozos de plátano y bebía a trompicones el vaso de agua.   Luego me despedí de todos alegremente y me aplaudieron y me animaron a lo bestia, jajaja...  ¡¡Qué subidón, ya estaba llegando la recta final de la carrera y me sentía más que genial, fenomenal!!

Volviendo a la pista de hormigón, bajada trepidante durante 600 m. a una media que rondaba desde los 5min/km a los 4:10min/km, para a continuación y en el kilómetro 9,3, acceder a un sendero que tras un kilómetro me llevaría a otro punto obligado de visitar en la carrera, El Mazo, donde está situado un antigüo polvorín que rodeé por su lado izquierdo, rebasando a dos o tres corredores por lo menos, así que iba con muy buenas sensaciones y sabiendo que el final de la carrera estaba ya cerca.
Foto de Urtzi G.  Controlando en todo momento la bajada.

Foto de Urtzi G.
Cuando se cumplía el kilómetro 10,5 aproximadamente volví a encontrarme con la pista de hormigón que ya sin ninguna duda me llevaría al final de la carrera en el barrio de Mamariga y allí mismo decidí acelerar la carrera para llegar a la meta.

Accedí a la carretera de la calle Mamariga que llevaba a la meta, y vi a lo lejos unas vayas por las cuales una persona de la organización me dijo que debía meterme para llegar a meta y así lo hice.  Había gente, pero según me iba acercando, como iba totalmente sola sin nadie detrás mía por lo menos en unos 150 m., me empezaron a aplaudir y a jalear y yo les correspondía levantando las manos y saludando al respetable público toda contenta.   Pero cuando más me acercaba a meta ví que había muchísima más gente aplaudiendo a rabiar y gritando a tope a mi llegada con lo que llegó un momento en que todo aquello me desbordó de tal sobremanera que rompí a llorar cual madalena por la emoción tan grande que sentí, mientras me preguntaba a mí misma si era verdad lo que estaba viviendo en aquél momento o era un sueño.

Mi amiga Yolita, también estaba allí sacándome un vídeo de mi llegada y le choqué la mano como pude y bueno.....la entrada en meta fue tan espectacular con todo el mundo aplaudiendo y jaleándome, que no conseguía ver nada pues tenía los ojos hundidos en lágrimas de la alegría y emoción y allí estaban los fotógrafos para retratar aquél momentazo.  ¡¡¡¡Qué sensación tan grande de felicidad!!!!  Había acabado la carrera sin morir en el intento y el recibimiento por los vecinos de Mamariga fue sencillamente fabuloso.
Aquí ya me empecé a emocionar exageradamente,
¡¡¡madre mía qué alegría tenía!!!  Foto de Yolita.

Llego a meta llorando a "moco tendido"  paro el reloj-pulsómetro Garmín en 1 hora 30 minutos y empiezan a acercarse amigos y conocidos a felicitarme a mi llegada y yo que estaba más emocionada que si me hubiese tocado la lotería, a todos ellos me abrazaba y rompía a llorar dándoles las gracias por las felicitaciones.  Vino hacia a mí hasta gente que no conocía a felicitarme.  ¡¡¡Muy fuerte!!!   Me dieron un botellín de agua para ver si bebiendo un poco me calmaba y me era casi imposible mantenerlo en las manos porque me temblaba todo el cuerpo de la emoción y también producto del esfuerzo realizado en la carrera.

En un momento donde ya me había calmado un poco, y había cogido aire y por fin podía hablar y no llorar, se acercaron apresuradamente dos hombres y una mujer con un papel en la mano y me dijeron: -¡¡A ver ese dorsal!! y les digo: -¿Para? y tras mirar en sus papeles, veo que escriben algo en ellos y me dicen: - No te vayas a casa que tienes algo.  Y yo toda incrédula y que todavía no me había recuperado de la llorera anterior les pregunto: -¿Algo de qué?  Y me contestan todo serios: -Tienes premio.   Mira, yo que oigo aquella frase y me quedo toda flipada, empiezo a temblar y a llorar de nuevo sin poder creer lo que habían escuchado mis oídos.

Mi amiga Yolita que estuvo por el recorrido con su marido haciéndome fotos también vino a felicitarme efusivamente y yo que todavía estaba en estado de shock, pues lo estaba viviendo intensamente todo.
Yolita de Sestao felicitándome y yo venga a llorar a moco tendido, jajaja.... Foto de Yolita.

Otra vez mis amigos Iñaki G. y Pablo Daniel M. me volvieron a felicitar  además de Roberto Garay que fue el ganador en categoría absoluta masculina y estuve charlando con él sobre lo que significaba ésto para mí y me recomendaron entre todos que me fuese a duchar y cambiarme porque me estaba enfriando y me iba a poner mala, así que llorando me fui a la mesa para recoger mi bolsa de corredora con los obsequios que la organización daba y me dirigí a las duchas temblando de la sorpresa y emoción de esta última noticia.

Me duché rápidamente y estuve hablando con otras mujeres que estaban allí sobre la carrera y a ver qué tal les había ido a ellas, y casualmente estuve hablando con la primera clasificada de la general y veteranas, con lo cual la felicité muy alegremente y luego me dispuse a vestirme con ropa más abrigada para esperar el momento de la entrega de trofeos y el lunch que había preparado la organización para todos los corredores. Dejo la mochila con todo menos la cámara de fotos y el móvil,  en la taquilla de los vestuarios y salgo con la intención de incarle el diente a  algún pincho de los que había en el lunch, pero llegué tarde y se los habían zampado todos, jajaja.... Así que con el estómago vacío tuve que esperar.

Llega el importante momento de entrega de premios y un señor empezó a hablar y aunque no se le entendía mucho porque hablaba muy pegado al micrófono, sí conseguí oir mi nombre para que subiese al pódium.  En ese momento estaba con mi amigo Pablo Daniel M. a quién con las manos sudadas y temblorosas de los nervios le entregué mi cámara de fotos para que me sacase alguna.

¡¡Qué apuro pasé en el pódium!!  No podía parar de llorar y todo el mundo pendiente de mí.
Entro en la zona de pódiums y la gente empezó a aplaudirme con bastante contundencia y pensé para mis adentros: -A ver si consigo aguantarme y no llorar otra vez.  Se acerca a mí una representante municipal a darme dos besos y a ayudarme a subir a los fardos de paja que hacían de escalones, y me entrega un diploma por haber sido la 3ª clasificada en categoría veteranas de la carrera y 6ª mujer en la general y 147º en la clasificación general total.   Así que saludo al público, manteniendo el tipo a duras pena, pero de repente se empieza a oir a gritos mi nombre desde mi lado derecho diciendo: ¡¡¡¡Aupa Yolanda, egurreeeee!!!!!  Miro y veo a mi amigo Edorta Fullaondo, sobresacando la cabeza entre la multitud allí agolpada y supuse que el resto de los que gritaban y vitoreaban mi nombre eran Zendoa, Julen, Carlos y otros más que conocí hace un mes en un entreno-presentación de esta carrera.  Entonces todo el mundo empezó también a gritar mi nombre y a aplaudir más intensamente si cabía.  Me vine abajo y rompí a llorar de nuevo tapándome la cara del apuro que me daba pero también de la inmensa alegría que estaba viviendo, diciéndome a mí misma "¡¡no puede ser, no puede ser!!", pero sí podía ser, es más, estaba pasando y aquella emoción sé con toda seguridad que no se me va a olvidar el resto de mi vida.
¡¡¡Mi diploma!!!

Luego subió la ganadora, Maribel Santamaría a recoger su merecido trofeo como primera clasificada en veteranas y allí nos saludamos con mucho cariño y nos hicieron las fotos pertinentes los de la organización, aunque mi amigo Pablo Daniel también estaba allí currándose unas fotos para la posteridad.

1ª y 3ª clasificadas en categoría veteranas.
Después vino el pódium de veteranos masculinos y de absolutas femenino donde estaba mi reciente amiga del facebook Leire Martínez que también se emocionó un montonazo al recibir el trofeo a la primera clasificada de la carrera Serantes Igoera.  Otra que lloró lo que no está escrito, jajaja.... A poco más y tienen que llamar los de la organización de la carrera a Protección Civil para evacuarnos a todos del barrio de Mamariga por inundaciones, jajaja....  ¡¡¡Es que las arquetas de las alcantarillas ya no daban más de sí con tanto caudal lagrimero!!! jajajaja....  Pero todo quedó en un susto y al final no hubo evacuación, jajajaja....
Leire Martinez totalmente emocionada con
su merecido trofeo de la VI Serantes Igoera.

Pódium absoluto femenino. 1ª Leire Martinez;
2ª Angela Tejedor   y 3ª Rocío Irigoyen

Finalmente, llegó la hora de premiar en la categoría absoluta masculina a los tres primeros corredores, entre los que estaba mi amigo Javier Lozano a parte de Roberto Garay y otro chavalito más joven.  De nuevo los aplausos fueron atronadores para los tres corredores.  Fotos y felicitaciones y la organización dio por finalizada esa 6ª edición de la Serantes Igoera agradeciendo a todos los voluntarios y corredores su buena disposición aquél día.

Roberto Garay, proclamándose ganador de esta edición
de la Serantes Igoera, Javier Lozano en 2ª posición y 3ª
posición para Aritz Ruiz.
Pude sacarme una foto con Roberto Garay, que además de tenerlo recientemente de amigo en el facebook, voy a compartir en un futuro un proyecto de equipo de trail en Uribe Kosta en el que seremos si Dios quiere compañeros de equipo.

Roberto Garay y servidora con sus respectivos premios de la VI Serantes Igoera.
Clasificación VI Serantes Igoera.
La vuelta hacia casa la hice acompañada por mi amigo Pablo Daniel que se quedó hasta el último momento conmigo, ya que los demás se tuvieron que ir antes.

Fuimos dando un paseo muy tranquilo desde Santurtzi hasta el Puente Colgante para allí despedirnos hasta la próxima carrera en la que coincidamos.

Después de visto lo visto, si cada vez que voy a participar en una carrera tengo una terrible pesadilla la noche anterior y luego el resultado es tan positivo, ¡¡¡Bienvenidas sean las pesadillas a mi vida!!! jajaja....

GRACIAS Y FELICIDADES A TODAS  LAS PERSONAS DE LA ORGANIZACIÓN DE LA SERANTES IGOERA POR HACER UNA CARRERA CON TANTO MIMO Y DEDICACIÓN PARA EL DISFRUTE DE TODOS LOS APASIONADOS POR LAS CARRERAS DE MONTAÑA.  EL AÑO QUE VIENE AMENAZO CON VOLVER, JAJAJA.....  ¡¡UN ABRAZO A TODOS!!

Hoy peso: 58,8 kg.




http://connect.garmin.com/player/386532105

jueves, 3 de octubre de 2013

ENTRENO CON PABLO SAN JUAN POR PAGASARRI Y PASTOREKAKORTABURU. (2/10/2013)

Hoy he podido disfrutar y a la vez sufrir en mis propias carnes de un entreno con bastante desnivel para mí en compañía de mi gran amigo Pablo San Juan, que me hace de guía y me da buenos consejos sobre cómo afrontar cada tramo del camino.

Hemos salido de las inmediaciones del Parque Montefuerte, al otro lado de la Autopista del Ebro, aparcando el coche en una pista que baja de la zona llamada Bolintxubidea.  

Una vez calentados y estirados un poco los músculos, hemos sincronizado nuestros relojes-pulsómetros y nos hemos adentrado enseguida por camino terrestre corriendo muy a gusto por un estrecho sendero que estaba muy húmedo gracias a toda la vegetación que abunda en la parte baja del ascenso al Pagasarri.

Poco a poco íbamos ascendiendo camino de la cima del Pagasarri, zigzageando por el camino que de vez en cuando se convertía en pista.  Hemos sudado como pollos con el calor que hacía, unos 29º y la humedad relativa del ambiente que igual rondaba el 70% o más,  no lo sé.  Pero que hemos quemado calorías a "tuttiplen", eso está clarísimo, jajaja....

En una hora aproximadamente hemos hecho cima en el Pagasarri de 673 m. de altura, salvando un desnivel desde que hemos iniciado nuestro entreno trail running de cerca de 600 m.  Las vistas, ¡¡impresionantes!! Se veían todos los montes de alrededor con bastante nitidez y el viento sur acompañaba constantemente nuestra presencia allí.

Nos hemos sacado las fotos de turno para tener de recuerdo, y enseguida hemos bajado ladera abajo, hacia la zona de los merenderos y entonces le he preguntado a Pablo que a ver por dónde se iba al Ganekogorta desde allí y me ha dicho que me iba a enseñar el camino.
Pablo en la cima del Pagasarri.

Pablo y yo en el buzón de la cima del Pagasarri.


Haciendo un poco el cabra con el Ganekogorta de fondo.

Total, que hemos llegado al merendero y nos hemos desviado hacia nuestra izquierda para cruzar un portón grande que nos enviaba a un camino bastante bien definido y desde el cual se veía a lo lejos un monte con una especie de cortafuegos y mi amigo Pablo va y me dice:  - ¿Quieres que subamos allí arriba?  Y le contesto yo: - ¿Qué monte es ese? y me dice que el Pastorekakortaburu.  Entonces le digo que sí, toda entusiasmada porque en un mismo día íbamos a hacer dos cimas. Así que nos hemos dirigido hacia el susodicho monte llegando hasta un área recreativa desde la cual se apreciaba sin género de dudas la gran pendiente que había que subir.
Entonces Pablo me ha dicho que suba dosificando y con calma para no quemarme.  Le he hecho caso, ¡cómo no!  él tiene mucha más experiencia que yo en ésto y a mí lo que me interesaba era poder llegar a la cima de este monte.

video

No sé quién diría aquella frase de "la cuesta, cuesta", jajaja.... Pero es totalmente cierto.  ¡¡¡Si ya iba sudando a tope por todo el recorrido efectuado hasta el momento, el iniciar el ascenso al Pastorekakortaburu por aquél cortafuegos me supuso un gran esfuerzo, pero que al cabo de unos 8 minutos aproximadamente me hizo llegar a la cima con gran alegría mientras Pablo me esperaba en ella desde hacía por lo menos 2 o 3 minutos, jajaja....  ¡¡Es que sube como un tiro!!
video

Allí nos hemos sacado otras fotos más y seguido hemos bajado por donde hemos subido, yo con un poco de miedo a tropezarme e irme rodando monte abajo, pero con paso firme a descender esta última cima.

Cima del Pastorekakortaburu.
Pablo "La Bengala de Santuxu".

¡¡Ya tengo otra cima en mi poder, el Pastorekakortaburu!!

Nos hemos dirigido hacia una cantera que hay por aquella zona por un camino un poco técnico en el que había que tener bastante cuidado para no torcerte un tobillo o abrirte la cabeza al ir corriendo por él. Seguido hemos encontrado una pista forestal que nos ha llevado de nuevo por el barrio Beteluri hacia el camino Goiribeaskoa, de éste al Buiagoitia, finalizando en el Camino Seberetxe por el cual hemos llegado a donde habíamos dejado el coche,  finalizando este gran entreno de calidad para mí por lo menos, jajaja.... 

Muchas gracias Pablo, por llevarme a tantos sitios distintos y bonitos para correr, trotar y disfrutar de unos entrenos que me hacen sentir muy bien.   Hoy peso 59,2 kg.

 http://connect.garmin.com/activity/384624747