viernes, 30 de agosto de 2013

ENTRENO BRUTAL CON PABLO SAN JUAN GANGUREN, AVRIL, ARTXANDA (30/8/2013)

Hoy he podido disfrutar de correr por el monte con mi amigo Pablo San Juan.   Hace una semana y pico me comentó que hizo un entreno muy chulo por la zona de Artxanda recorriendo 16 km. y con un desnivel acumulado de unos 1000 m. aproximadamente. Le dije que ese entreno me parecía una pasada y que yo no creía que jamás pudiera hacer algo semejante.   A lo que él me contestó que ya íbamos a quedar un día para entrenar por esa zona y para que viese que sí sería capaz de hacerlo.

La cosa quedó así y yo seguí mis entrenos diarios alternando asfalto y monte.   

La cuestión es que hace unos días me comentó mi amigo Pablo que si yo podía quedar algún viernes que podríamos ir a su zona para hacer el mismo entreno que hizo él.  Entonces le dije que en principio sí podría pero que seguramente que no iba a poder acabar los 16 km del recorrido total del entreno ya que el desnivel me parecía exagerado para mí.  Total, que al final me convenció y quedamos en vernos hoy para poner a prueba mi capacidad de resistencia y aguante en ese kilometraje que me había comentado.

Hemos quedado en la estación del Metro de Santutxu y de ahí en coche hasta el aparcamiento del funicular de Artxanda donde hemos dejado el vehículo.  Unos estiramientos y puesto nuestros relojes-pulsómetros sincronizados y ubicados vía satélite con el gps y seguido hemos salido corriendo a buen ritmo por la carretera que va de Artxanda a Santo Domingo.

Yo, para no variar he salido un poco tronada y Pablo me ha tenido que sujetar del brazo y decirme que bajara el ritmo que si no me iba a quemar en breve y no iba a poder atacar todos los kilómetros que nos quedaban por delante.  Al final, medio a regañadientes le he hecho un poco de caso y he ido un poco más suave.  Luego él se ha colocado delante mía para decirme por dónde había que ir ya que había que salir de la carretera en algún momento.

Cuando hemos llegado a un cruce de carreteras, nos hemos desviado hacia otra carretera menos transitada que se llama Avril Errepidea y hemos continuado sin mayores problemas por ella hasta que nos hemos adentrado en un camino forestal que se hace llamar Azpuru Auzoa y por ahí hemos empezado ya a meternos en terreno natural y sin tráfico rodeados de árboles que nos daban sombra en bastantes tramos del camino.
¡¡A poco más y me desmorro aquí!! jajaja....



¡¡Ay, que le gano cuesta abajooo!!

El terreno por el que íbamos era bastante variopinto ya que había desniveles medios, piedras, algún charco fruto de las lluvias de hace unos 4 días, pero estaba realmente divertido y entretenido para correr.

Creo que hasta hemos subido por una especie de cortafuegos que yo al verlo de lejos he resoplado de agobio de pensar que teníamos que ir por allí.   Pero como la vista muchas veces engaña, una vez que hemos llegado al susodicho cortafuegos, lo que de lejos parecía una pendiente con un grado bastante acusado de desnivel positivo, al acercarnos la impresión era totalmente distinta.  No parecía que fuese muy dura la cuesta.
Ya se nota dónde hay nivel ¿no? Pues eso.
Aún así, Pablo iba todo el rato delante mía a unos 50 u 80 metros de distancia y en alguna ocasión hasta le he perdido de vista, jajaja....  Es que ahora él está en un momento muy bueno de entrenos y claro, eso se nota mucho en una persona como yo que tiene un nivel muy básico y muy poco desnivel acumulado en las piernas, jajaja....

En una de éstas, Pablo se ha parado para esperarme un poco y conseguir que fuésemos más o menos a la par, me ha preguntado a ver qué tal iba y las pulsaciones y le he dicho que iba "jodida pero contenta", jajajaja.... ¡¡¡Qué le iba a decir!!!  Pues la verdad, jajaja.... Iba sufriendo un poco más que nada porque mi reloj Garmin me estaba dando la "barrila"  desde muy al principio del entreno porque me estaba pasando de las 150 ppm. y no paraba de pitar y de vibrar.  Así que en mis momentos de soledad en el camino iba echándole la bronca y hablando sola con el reloj, jajaja....  Hasta unos paseantes que me he encontrado por la zona se han quedado un poco flipados al verme ir jurando y echándole la bronca al reloj de las narices. 
Unas risas por el camino y Pablo haciendo el salto en plan Kilian Jornet.
No sé qué habrán pensado de mí, jajaja....pero me da igual.  Yo sólo quería que me dejara de pitar el artefacto y claro, al no bajar de las 150 ppm pues aquello seguía dándome guerra. Al final, al intentar relajarme ya he empezado a bajar de las las pulsaciones máximas y he estado en un rango de pulsaciones de entre 130 y 145 aproximadamente.  Con lo cual ha sido un relajo para mí el no seguir oyendo el pitido de turno, jajaja....

Hemos pasado junto al monte Ganguren  y Kuskuburu, camino que nos ha hecho correr en unas zonas más rápido y en otras con un poco más de cuidado y bajando un poco el ritmo, pero que ha estado muy divertido.

Luego, una vez llegado a la mitad del recorrido total, esto es, a los 8 km, hemos dado la vuelta por un camino paralelo al que habíamos utilizado para llegar hasta ese punto, pero que en unos 700 metros aproximadamente nos ha devuelto por el camino de ida hacia Artxanda, nuestro punto de salida.

Total, 16 km. y bastantes metros de desnivel en 1 h 51' 10''.  

Contenta de poder haber hecho este entreno con mi amigo Pablo.  Ya me está preparando otro por otra zona de cara a una carrera de montaña que se celebrará en Basauri en unos 2 meses.  Gracias Pablo por tener la santa paciencia que tienes conmigo.  Hoy peso 60,1 kg.








jueves, 29 de agosto de 2013

BONITO ENTRENO CON ESTRELLA MATA.

Ayer por la tarde mientras enredaba en el facebook, me mandó un mensaje mi amiga Estrella Mata comentándome que tenía intención de hacer un entreno por la zona de los acantilados de Sopelana de cara a preparar la Maratón de Nueva York de este año, ya que no se quería machacar mucho con el asfalto y me dijo que si me apetecía que podríamos ir juntas.   A lo que le dije que por supuesto que sí.  Así que quedamos a las 10:30 h. en las inmediaciones de la Playa Atxabiribil.

Y hoy ha sido el día que nos hemos encontrado a la hora establecida y después de saludarnos y recolocar las zapatillas ajustándolas al pie, hemos salido carretera abajo hasta llegar a la zona de Sopelmar en la que hemos bordeado el acantilado que está junto a la urbanización y luego hemos proseguido dirección Barrika.

El día ha salido espectacular.  No mucho calor, pero con un solecito muy rico que nos ha acompañado durante todo el entreno.

Hemos ido a un paso trotón sin forzar demasiado pero sin apenas pararnos más que para sacarnos unas ráfagas de fotos y un pequeño vídeo, jajaja....  La ocasión lo merecía totalmente.


video
Hoy el terreno estaba estupendo para correr, pues a pesar de que el miércoles pasado cayó bastante agua en una pequeña tormenta que se desencadenó a eso del mediodía, la tierra había absorvido rápidamente el agua, pero sin llegar a quedarse árida.   Así que el terreno se podría decir que estaba "tierno", jajaja... Muy gustoso para correr y sin barro que se nos pegase a las zapatillas.

Bordeando los acantilados hemos podido admirar mientras corríamos el intenso azul del mar y disfrutar con el verde intenso de las argomas, zarzas, helechos y otras florecillas que por el camino nos acompañaban.

Sobre la marcha del entreno hemos hablado de todo un poco, pero sobre todo de temas relacionados con carreras y todo lo que rodea a una competición.  Bueno, más bien todo ésto me lo comentaba Estrella, porque ella tiene muchísima más experiencia en competiciones de maratones y de carreras de fondo.  Así que yo iba escuchando atentamente todo lo que me decía y de vez en cuando le preguntaba algo porque realmente era muy interesante todo lo que me explicaba.

Una vez llegado a la zona final de los acantilados de Barrika, nos hemos sacado la foto pertinente y vuelta para atrás.   Pero esta vez hemos cogido una pequeña carretera vecinal que nos ha llevado hasta la general que viene desde Plentzia a Sopelana, pero una vez llegadas a la zona de bares, hemos decidido volver a meternos por terreno natural para hacer la vuelta hacia Sopelana disfrutando de nuevo del paraje tranquilo y relajante.

Una vez llegadas al punto de inicio, hemos ido a tomar un refrigerio para reponer líquidos y azúcares, jajajaja...., acompañados de unas ricas patatas fritas y charlando animádamente de muchas cosas de la vida deportiva y alrededores.

Luego, mi amiga Estrella, amablemente me ha acercado hasta mi casa y hemos quedado en repetir la experiencia por otra zona que le gustaría mucho.  Ermuamendi y la zona montañosa de Gorliz.  Así que seguro que repetimos, jajaja.....

La verdad es que hemos estado muy a gusto durante el entreno y ha sido un verdadero placer compartir con Estrella tanta sabiduría competitiva que tiene, así que muchas gracias Estrella por todo lo que he aprendido hoy.


Track de la ruta Sopelana-Barrika-Sopelana.



miércoles, 28 de agosto de 2013

BAUTIZO DE VUELO EN PARAPENTE EN SOPELANA (27/8/2013)



Ayer hice algo que tenía muchas ganas de hacer desde mi más tierna infancia.  ¡¡¡Volar!!!  

Desde muy pequeña he tenido el sueño recurrente de que bajaba las escaleras de caracol de mi antigua casa para llegar al portal y en el último escalón daba un salto tan grande que salía disparada hacia el cielo y estaba un rato volando.  Lo malo era que después no podía bajar y me angustiaba mucho y entonces despertaba del sueño, jajaja....

Mi marido, que se queda con todos los detalles de lo que hablo o digo, me tenía reservada una sorpresa este año para mi cumpleaños.  ¡¡¡Un vuelo en parapente ni más ni menos!!!  Y claro, llegó el día de mi cumple y allí me soltó un sobre con algo en su interior.  ¡¡Era un pase para volar!!   

Yo, toda emocionada, no sabía qué decir, pero al final le dije: - Muchas gracias por este regalo, pero en realidad tampoco tengo mucha necesidad de tirarme en parapente, eh?  Es una tontería mía de pequeña aquello de que volaba y tal.-   Me estaba poniendo de un nervioso que para qué.

Y él todo tranquilo me dijo: - Ah!!  Pues esto no se puede devolver como si fuese un pantalón o un reloj, eh? Así que ya te puedes ir mentalizando.

Pasaron los días y no me atrevía a llamar a la Escuela de Vuelo en Parapente.  Uf, qué agobio!!   Hasta que un día, al final llamé para coger día y hora.  Les dije que me venía mejor a la tarde y me comentaron que me llamarían el día anterior para confirmarme la "meteo" y la hora prevista de vuelo.   

Total que me llamaron y justo ese día no podía yo.  Así que me dijeron que cuando supiese otra fecha que les volviese a llamar.  Así lo hice a finales de julio y quedamos para un día por el mismo método que la vez anterior.  Pero esa misma tarde que fui a los acantilados de la Playa Salvaje, se había levantado repentinamente un viento racheado y muy rebelde que no permitía volar. Con lo cual tuvieron que abortar el despegue con parapente.

Yo les comenté que como me iba de vacaciones en 3 días que casi me parecía mejor dejarlo para la vuelta. Y así lo hicimos.  Me dijeron que cuando volviese que les llamase para quedar.

Pues bien, el pasado día 22 de agosto llamé para decirles que ya estaba de vuelta y que para la semana siguiente no tendría problema ningún día para volar a la tarde.  Así que concretamos el día y la noche anterior al día de vuelo me confirmaron telefónicamente la hora.  Las 5 de la tarde.

Llegó el día y por la mañana tenía sentimientos encontrados con muchas ganas de ir pero también con mucho respeto al tema de volar.  Pero ya no me podía ni quería echar atrás.

Lo comenté en mi muro del facebook y mis amigos Pablo Daniel e Iñaki se prestaron a hacerme de reporteros para tal especial día.  Mi marido y mi hija también estuvieron retratándome los previos, el vuelo y el descenso.  Y cuando ya estaba en vuelo llegaron mis cuñados junto con mi suegra  y también me sacaron algunas fotos. 
¡¡Muchas gracias a todos!!  

El monitor con el que volé se llama Gari y desde que le saludé me transmitió muy buen rollo y tranquilidad, pues a pesar de su juventud, que seguro que era más joven que yo por las apariencias físicas,  se le veía que controlaba el tema del vuelo en parapente perfectamente.  Así que estuve muy tranquila mientras me ataba el arnés, me explicaba como había que salir hacia el vacío, la grabación con la cámara, etc.  






Después de todas las explicaciones pertinentes, me dijo:  -Vamos Yolanda ¿preparada?    Y yo le dije: -Estoy preparada y con ganas de saltar ya.   Así que una vez desplegada la vela del parapente, nos pusimos a andar hacia adelante con fuerza pero el puñetero viento nos echaba para atrás con una fuerza increíble.







Yo tirando para adelante como podía, el monitor recolocando la vela porque se medio plegaba de vez en cuando y un perro que debe de ser de alguno de los habituales parapentistas por allí ladrando y casi tirándose a los pies todo nervioso.  Así que casi se me olvida conectar el reloj-pulsómetro de Garmin para saber cuántas pulsaciones tendría en el vuelo, jajaja....

Por fin, y tras una pequeña lucha contra los elementos aéreos pudimos asomarnos al acantilado y lanzarnos a volar.

¡¡¡Bueno, buenooooo....., qué grito pegué en pleno despegueee!!!   Creo que miraron hacia arriba los pocos playistas que estaban en la arena de la playa Salvaje, jajajaja.....   Seguro que pensarían que alguien se caía fijo, jajaja...
video

Luego, me recoloqué bien en el habitáculo que tenía reservado para ir cómodamente sentada y a disfrutar del vuelo.

¡¡¡¡¡Qué pasadaaaa!!!!!   Por fin cumplía mi sueño de volar.  Y la verdad es que fue una experiencia muy bonita y divertida pues el monitor, a una de éstas y sin previo aviso hizo un giro de 180º que me pilló de sorpresa y pegué otro grito hipohuracanado que "se cagó la perra", ajajaja.....  Y Gari me preguntó si me mareaba.  Yo le dije que no, que para mí hacer ese tipo de cosas me venía muy bien para descontracturar los músculos del cuerpo y que por mí como si quería hacer una serie de giros seguidos.  Y al de poco de decirle ésto, va y me hace lo menos 7 u 8 giros de 180º de izquierda a derecha y viceversa, jajajaja.... 


Yo disfrutando como una loca y partiéndome de risa pues se me aflojaba todo el cuerpo y me lo estaba pasando tan bien que no quería que acabasen los 20 minutos que dura la experiencia.  
video

Nos acercamos mucho al acantilado, bueno, tanto, tanto que le puede chocar a uno de los instructores la mano, jajaja.... Y bromeando le dije que me pasase unas gafas de sol que se me habían olvidado las mías en casa.

video



Planeamos, subimos, bajamos y giramos bastantes veces hasta que llegó el momento de aterrizar.  Y el aterrizaje fue perfecto y sin sobresaltos y allí estaban todos los que me vinieron a ver expectantes de saber cómo me había ido.


¡¡Pues me fue muy bien, cómo no!!  Así que si no habéis probado a volar en parapente os animo a que lo hagáis por lo menos una vez en la vida.   Ya sabéis aquél dicho:  "Antes de morir hay que plantar un árbol, tener un hijo, escribir un libro y montar en globo", jajajaja...



Tengo muchas fotos del vuelo, los previos y posteriores al aterrizaje.  Pero para que no os aburráis, os pondré esta vez unas pocas fotos, jajaja... Bueno, cuando digo pocas....ya me entendéis, no?
Hoy peso 60,2 kg.

P.D.  El vídeo lo intentaré colgar en mi muro del facebook, porque tiene mucho volumen y aquí no me deja colgarlo.











XVII HIRI KROSA DE BILBAO (23/8/2013)

Hoy he participado en mi octava carrera del año.  La Hiri Krosa de Bilbao que se celebra el día grande de la Aste Nagusia Bilbaína.

La carrera se celebra a la tarde y a la mañana he ido a coger el dorsal al Arenal.  Allí me he encontrado con Estrella Mata y una amiga suya que se han quedado impresionadas de la cola que había para recoger los dorsales, jajaja…. Y les he dicho que este año venimos muchos principiantes por lo que se ve, así que sería por eso lo de la espera.  Hemos charlado de todo un poco y me han estado dando consejos sobre algunos detalles a tener en cuenta para esta carrera, como no ponerme en primera fila de salida para que no me atropellen los corredores más veloces y tener mucho cuidado con la gente del público que se cruza en el camino cuando menos te lo esperas y otras muchas cosas más. 

Mientras íbamos avanzando en la cola, hemos podido saludar a otros que también iban a coger su dorsal como Jose Luis Redondo P. con el que también hemos charlado animadamente.  Al final llegó mi turno.  Dorsal 670.  Una vez recogido me he ido con Estrella y su amiga a la Plaza Nueva a tomar un refresco y un pintxo y hemos estado disfrutando del ambiente mientras escuchábamos a un coro de hombres cantando canciones típicas vascas, que era una delicia escucharlos.
Luego me he tenido que marchar pues tenía comida familiar por el día grande.  En el restaurante he pedido macarrones a la carbonara y confit de pato con puré de manzana y de postre una cuajada casera.
     
Después me he ido a casa a cambiarme de ropa y ponerme el dorsal y hemos salido mi marido y yo rumbo a Bilbao.  Una vez aparcado el coche, hemos empezado a caminar y de repente nos hemos encontrado con nuestro primo Felipe Larrazabal que iba a ver a unos amigos a la carrera.  Y junto con él hemos ido al punto de salida.

He tenido la oportunidad de saludar y charlar con varios amigos del facebook como: Javi Lozano, Mikel Mimentza, Motse Vázquez, Gorka Arranz, Oscar Perez,  Josean Arranz, Jose Manuel Ramirez y su mujer Mamen Cirarda de TRIRUNNERS, Iñaki Gutierrez, Carmen Soler, Pablo Daniel Mateos, Jose Luis Redondo, Patxi Ros, Zuriñe Menoyo  y alguno más que seguro que se me escapa y que espero que me perdone por mi frágil memoria, jajaja….

He ido calentando poco a poco las piernas haciendo carrera suave y dando saltos cual saltamontes para despertar las piernas a la competición.  Mientras se iban celebrando las carreras más cortas desde la categoría de “chupetes” hasta la de “silla de ruedas”.

A eso de las 18:35 horas nos han llamado por megafonía a todos los participantes de la carrera de 6 km para que nos pusiésemos en alerta pues éramos muchos y para organizarnos era un poco follón.  
Yo le he hecho caso a mi amiga Estrella y me he puesto de la mitad hacia atrás con la intención de salir sin que me atropellase la gran multitud de corredores que había allí convocados.  Mientras, he estado haciendo el tonto bailando y haciendo katas de kárate para soltar adrenalina, jajajaja….
Como estaba poniéndome como una moto, empecé a soltar
adrenalina haciendo un poco el "gili", jajaja... Me relaja mucho.

¡¡¡Aquí en plan ataque de cobra!!!
      
¡¡Ya está, ya estoy relajada!!  ¡¡Estoy casi levitando!! jajaja...
Pero según iba acercándose el momento de la salida y yo seguía dando botes de alegría por poder participar en la carrera y por vivir aquel ambiente, las pulsaciones se me iban disparando hasta las 135-140 y más o menos ese es mi umbral para correr sin agotarme excesivamente.  He hecho unos estiramientos de cervicales, que las tengo un poco tocadas y lista para salir pitando.
¡¡Qué tensión acumulada en el cuello por Dios!!
De repente han puesto la canción de Marijaia y todo el mundo hemos hecho un grito de guerra y han tirado un txupinazo y hemos salido casi andando de la cantidad de gente que éramos.  Imaginaros el subidón que han dado las pulsaciones en cuanto he empezado a correr.  Hasta cerca de 160 ppm he llegado a ver en mi reloj-pulsómetro.

¡¡Vamos, que nos vamos!! ¿Pero esto qué es?  Si vamos a
paso de "pedo burra", jajaja.... Les voy a tener que azuzar.
Hemos salido desde El Arenal dirección al Ayuntamiento de Bilbao a un paso trotón, pues con la cantidad de corredores que éramos tampoco se podía hacer mucho más.

Una vez llegados a la rotonda que está junto al Ayuntamiento hemos vuelto hacia atrás en dirección al Arenal ya cada vez con más huecos por los que ir metiéndome e ir avanzando posiciones.  Iba cómoda aunque tenía que estar muy atenta con los corredores que se me iban cruzando de izquierda a derecha con la intención de buscar un lugar por donde adelantar posiciones.
Una vez pasado el puente del Arenal hemos girado hacia la derecha para bajar al muelle Ripa he ir desde allí por el Paseo de Uribitarte hacia la Campa de los Ingleses para llegar al Guggenheim en donde había parte de mi familia política animándome a tope y sacándome fotos en plan paparazzi profesionales, jajaja….

¡¡Eeeehhh, que estoy aquíííí!!  ¿A quién se le
habrá ocurrido lo de la niebla artificial ésta?
          
Mi reloj me iba pitando casi continuamente porque iba pasándome de pulsaciones pero yo no tenía sensación de ir axfisiada por lo cual no lo he tenido muy en cuenta. 
He seguido corriendo y adelantando a corredor@s de vez en cuando, lo cual me motivaba para no bajar el ritmo y seguir en esa dinámica que me había marcado.
¡¡Toma, toma, pastilla de gomaaa!!  ¡¡Que les estoy adelantando a estos
corredores!!  ¡¡Iupiiii, qué contenta estoy!!

Una vez pasado el Muelle Evaristo Churruca, Abandoibarra y el Palacio Euskalduna hemos girado 180º y hemos vuelto por la misma zona hasta la zona de meta en el Arenal.
¡¡Ya estoy llegandoooo!!

¡¡Bueno, bueno, estoy que no me lo creo, he hecho la carrera del tirón!!
Hoy me he sentido muy bien corriendo y contenta de participar en esta carrera con un gran ambiente en todo su recorrido.  Así que ya tengo una más en mi “curriculum deportivo”, jajaja….  Al final, llegada a meta con nombramiento en megafonía de mi nombre y apellido en 31’ 56” a una media de 5:16min/km.  Con lo cual muy contenta y satisfecha. Puesto 672 en la general de 892 corredores que participábamos. Hoy peso 60,4 kg.

Luego, encuentro de nuevo con algunos amigos del facebook y fotito al canto para el recuerdo.

De izquierda a derecha y de arriba a abajo:  "La menda lerenda",  Iñaki Gutierrez, Jose Luis Redondo,
David Olmos,  Raúl Barriuso  y Carmen Soler.




miércoles, 21 de agosto de 2013

VII SUBIDA A PUNTA LUCERO (18/8/2013)

Hoy he participado en mi séptima carrera del año y segunda de montaña.  En esta ocasión el lugar elegido ha sido el pueblo de Zierbana y más concretamente el barrio de La Cuesta que celebra en estos días de agosto sus fiestas patronales por San Roque.

Después de 15 días de vacaciones por el sur, he vuelto a las andadas, jajaja.... En la zona donde he estado veraneando es tan llana que sólo he podido correr por asfalto y en llano ya que los montes quedaban bastante lejos y al no conocer rutas ni senderos de la zona no me atreví ni a intentarlo.

Esta carrera la organiza el barrio La Cuesta de Zierbana por sus fiestas patronales y una vez recibida la información vía facebook, me animé a incluirla en mi calendario para tener un objetivo en el horizonte mientras disfrutaba de las vacaciones y así no bajar la guardia en mis entrenos.

He llegado con bastante tiempo al barrio mencionado y he aparcado el coche cómodamente junto a la Parroquia de San Roque.  He dado una vuelta por los alrededores hasta que he visto junto a la iglesia un pequeño local a modo de bar en el que estaban cogiendo los nombres de todos los participantes, tanto niños como mayores, y me he acercado para apuntarme.   Dorsal 9.  He salido, me lo he colocado y a esperar la hora de la salida.   
Momento crucial antes de la carrera.
Mientras me he ido encontrando con algunas caras conocidas y amigos del facebook, como Jandro;  Javi B.; Olga; Xavier K.N., Paule Z.; Iñaki G.; Pablo Daniel M.; Samuel A.; Lidia G.; Josean A. y alguno que se me escapa de mi pobre memoria con los que he estado charlando amenamente mientras las carreras de los más pequeños empezaban a producirse.
¡¡¡Calentando motores!!!
Al final entre una cosa y otra ha llegado por fin la hora de la salida de la carrera de montaña de los mayores. El sol calienta todavía bastante para ser las 6 de la tarde, pero bueno, ya iba preparada con mi bidón lleno de agua, gafas de sol y una visera muy chula de marca italiana que me regaló el día anterior mi primo Felipe.

Nos reúnen a todos en la zona de txosnas del barrio y nos dan algunas explicaciones del recorrido, aunque nos advierten de que hay gente de la organización que nos indicarán el camino en los puntos más dudosos para que nadie se pierda.  Entonces yo les he dicho a ver si tenían iluminarias o antorchas para orientarme a la hora de volver porque preveía que se me iba a hacer de noche y algunas carcajadas ya se han oído por allí, jajajaja....  ¡¡¡Era para relajar un poco la tensa espera!!! 

A las 6 y poco de la tarde lanzan un cohete y salimos todos disparados a hacer una vuelta por el pueblo, rodeando la iglesia y volviendo al lugar de donde habíamos salido para encarar la carretera que nos llevaría hacia la pista de hormigón que da acceso al monte Punta Lucero.

He salido a una velocidad media de entre 5:59 y 4: 02/km, osea una brutalidad para mí, pero claro, no me quería quedar atrás desde el principio porque eso desmoraliza un poco, la verdad.  Aunque también es verdad que yo ya sabía con antelación que iba a ir el 90% del recorrido sola, en las últimas posiciones sino la última. 

Al llegar a la rampa de hormigón de acceso a la zona terrestre del propio monte llamada Carretera a la Calleja, he tenido que bajar el pistón como lo ha hecho todo el mundo prácticamente porque la "rampita" se las traía. Y he empezado a caminar echando el cuerpo hacia adelante y haciendo fuerza con mis manos en las piernas para no castigarlas tanto y darles un poco de impulso al ir subiendo.  De repente veo a una chica bastante joven creo yo, unos 24 o 25 años, de raza marroquí por la apariencia de su cara, que se da la vuelta y empieza a bajar la rampa de hormigón con una cara de agobiada y entristecida bastante aparente. Yo la he mirado y no he visto que andase cojeando ni otro signo de que hubiera tenido algún percance. 

Saludito a Olga que me sacó esta foto tan chula.
Seguramente, pensé para mis adentros, que ha salido como un cohete y "a petao" en esa cuesta.  Una faena, la verdad.  Yo he seguido mi camino hacia adelante con la alarma de mi reloj Garmin indicándome cada dos por tres que había superado el límite establecido como máximo de pulsaciones.  Lo miraba y iba viendo como las pulsaciones se mantenían en un punto bastante alto para mí 157-159, pero iba trotando suave con la esperanza de que se estabilizasen en algún momento.  Olga, mujer de mi amigo Xavier K.N. estaba por allí sacando fotos y animándome mucho.  ¡¡Gracias Olga, guapa!!

Una vez entrado en terreno natural he ido viendo como cada vez se alejaba el grupo de cabeza de mí, osea todo el resto de corredor@s, jajajaja.... ¡¡Mis previsiones se habían cumplido, iba más sola que la una!!

He seguido corriendo donde podía correr y andando ligero por donde no podía correr hasta que de repente y sorprendentemente para mí, aparece un hombre con dorsal que me pasa de largo y me anima mucho a seguir.  Cosa que le agradezco entre jadeo y jadeo y le dejo marchar.  Entonces se me ocurre mirar para atrás para asegurarme que iba en último lugar y a lo lejos veo a una chica con niki blanco que iba sufriendo de lo lindo la pobre.  Y otra vez sorprendida he visto que no iba en última posición sino en anteúltima a no ser que apareciese alguien más tras de mí.  Entonces he pensado:  ¡¡Venga Yolanda, quedar la penúltima en una carrera tampoco está mal!! Y he seguido hacia adelante, sin perder de vista al hombre este que me había pasado más abajo.

Las vistas desde la cima del monte eran espectaculares.  A mi lado derecho el Abra de Bilbao y a mi izquierda la playa de La Arena y el mar cantábrico con un brillo muy bonito del reflejo del sol.  He pasado por todos los puntos por donde tenía que pasar y en algunos habían chicos sacando fotos y en otros símplemente indicando el camino a seguir. También ha habido un momento en el que le he pasado al hombre que me había pasado anteriormente y me ha vuelto a animar y yo a él igualmente y le he dicho que enseguida me daría caza en la bajada.

Cuando he llegado a la zona de baterías, y justo antes de hacer el giro para empezar la bajada desde la cima de Punta Lucero hasta el pueblo,  el participante mencionado me ha vuelto a pasar y me ha dicho: ¡¡Venga, vamos juntos hasta abajo así "tipi-tapa" y hemos intercambiado incluso algunas palabras en plena bajada.  

Me ha venido muy bien porque me ha hecho de "liebre", jajaja.... Pero a habido un momento en que le he dejado irse porque él tiraba más que yo.  

He continuado la bajada por la ladera del monte y me he acordado de la chica que venía detrás mía dentro el primer kilómetro de recorrido y he mirado hacia atrás para verla y tomar referencia pero no la he visto, no sé si por que el perfil del monte me la ocultaba o porque estaba realmente a bastante distancia de mí.

Ya no había pérdida porque se volvía al camino inicial de subida una vez pasados los bunquers, así que he tirado para abajo mirando bien dónde pisaba para no darme la gran galleta antes de acabar la carrera porque el terreno tenía bastante piedra suelta y era fácil perder el equilibrio o torcerte un tobillo.

Una vez de vuelta a la pista de hormigón que bajaba hasta el pueblo, he acelerado un poco y he entrado a la zona de txosnas saludando a la gente que me animaba a pesar de ser la penúltima en llegar y he enfilado las calles del barrio La Cuesta hasta llegar a meta.  Según me iba acercando la gente me jaleaba y me animaba como si hubiese llegado de las primeras y eso es de agradecer porque a una le sube la moral que no veas.

Saludo a los lados, al frente, cierro los puños y pienso: "¡¡Lo he conseguido, he acabado la carrera!!" y entro triunfal bajo el arco de meta.  
En ese momento se acercan varios amigos del facebook a felicitarme y a preguntarme a ver qué tal estaba y qué tal me había ido.  Ese interés de los demás por una, también se agradece un montón.  Te hacen sentir como uno más de ellos, aunque yo sé que soy una "torpe globera", jajajaja....   Me tomo una Coca-Cola del tirón y me retiro a descansar un poco y a asearme, no sin antes recibir una camiseta que pedí al Club Ubietamendi Taldea de Zalla y que muy amablemente me la entregó Olga, la mujer de mi amigo del facebook Xavier.

Después del descanso y el aseo estuve con los amigos del facebook charlando y esperando a la entrega de premios.  Dos de mis amigas de esta red social hicieron podium.  Lidia  (1er puesto) y Paule (4º puesto), así que les dieron copa y dinerito y txapela a la primera.


Luego me fui despidiendo de unos y de otros y cuando ya me estaba yendo hacia el coche para volver a casa, me dice una voz por atrás mía:  -Ey, Yolanda ¿te quedas a tomar algo con nosotros?-   Miro para atrás y era mi amigo Xavier K.N. y entonces le digo: Ah, bueno, pues sí!!  Y nos quedamos unos cuantos tomando un refrigerio y charlando animadamente sobre la carrera y otras batallitas.   Hoy peso 62 kg.

Al final cada uno para su casa y deseando volver a encontrarnos en otra carrera.   ¡¡¡Hasta la próxima!!!












miércoles, 14 de agosto de 2013

TREKING EN SOLITARIO POR EL PEÑÓN DE GIBRALTAR. (13/8/2013)

En estas vacaciones estivales en las que estoy inmersa he salido varios días a entrenar y algún otro he tenido que descansar por la falta de fuerza y calor que paso cuando voy a correr.  Pero en estos dos últimos días y justo antes de finalizar el periplo por tierras gaditanas, tenía la inminente necesidad de subir a un monte y coger altura tanto física como mental ya que los entrenos comentados anteriormente los he hecho en asfalto puro y duro y prácticamente sin ningún desnivel destacable ya que donde estoy pasando las vacaciones, La Línea de la Concepción, tampoco da para más y es que prácticamente es llana.  De ahí que les llamen "llanitos", así que los entrenamientos han sido muy monótonos y aburridos pues al no conocer bien la zona, simplemente me he dedicado a correr por la costa.  

Entreno habitual en asfalto por La Línea de la Concepción.

Pero ayer le convencí a mi suegro para hacer una ruta por la zona natural del Peñón de Gibraltar y accedió aún a sabiendas de que  yo no me iba a conformar con andar unos 2 o 3 kilómetros.  Total que al final hicimos alrededor de 10 km. pero muy a gusto, ya que pudimos alternar zona de asfalto y senderos naturales por los que subir hasta lo más alto que se puede subir de la roca.  Disfruté mucho realmente pues ya necesitaba meter desnivel a las  piernas que las tenía cansada de tanto llanear, jajaja.... Incluso probé a correr un poco por zonas agrestes para volver a sentir el placer de correr por el monte.  ¡¡¡Qué delicia!!!  Así que la excursión estuvo muy bien y bajé muy satisfecha del paseo con mi suegro.
Probando a correr pendiente abajo.

Probando a correr pendiente arriba.

Una paradita para ver el paisaje.

Haciendo un poco la loca, jajajaja....

Mirada hacia África desde lo más alto que se puede llegar a subir en Gibraltar.

Otra foto para el recuerdo.

Bajando por las empinadas escaleras que están
junto al cableado del teleférico.  Algún mono tuve
que esquivar con bastante miedo, pero el macaco
se portó fenomenal, jajaja... ¡¡No me robó nada!!

Pero hoy, en cambio, he decidido subir sola para volver a disfrutar de andar por la zona natural del peñón.  He recorrido la roca, como la llaman los gibraltareños, desde la parte norte a la sur.

Primero he visitado la Torre del Moro tanto por dentro como por fuera, divisando el horizonte que se abría ante mí.
Subiendo por las escaleras que nacen de la zona más
baja de Gibraltar para ir al Castillo del Moro.

¡¡Ya he llegadooo!!

Interior del Castillo del Moro.

Última foto antes de partir hacia los Túneles de la
II Guerra Mundial y Gruta del gran asedio.
Andando, andando, hacia la parte norte he llegado hasta una balconada desde la que se divisaba toda la ciudad de Gribraltar así como La Línea de la Concepción.
Subiendo por una de las muchas carreteras hacia
la zona más norte del Gibraltar.
Balcón-mirador hacia la bahía de La Línea de la
Concepción y campo de Gibraltar.
Después he decidido ir dirección contraria, esto es, dirección sur para volver a pasar por la zona que visité ayer, aunque en algunos sitios no me he hecho foto para no repetirme, pero he disfrutado mucho de la impresionante visión que ofrece aquella altura.

De repente me he dado cuenta que estaba a punto de pasar bajo los cables del teleférico y una vez pasados me he vuelto a encontrar con  las escaleras casi verticales por las que bajé ayer.  Y he pensado:  ¿por qué no subirlas?  Y ni corta ni perezosa me he puesto en marcha para subir hasta la estación de llegada del teleférico.  Y allí, para no variar me he vuelto a encontrar con varios monos despatarrados por las escaleras arrascandose y tocándose los  huevos, jajaja....

Como quería subir, no me lo he pensado mucho y he subido decidida y casi sin mirarlos para que no se mosqueen a mi paso y no ha pasado nada del otro mundo. Me han mirado y me han dejado pasar.

Subiendo las empinadas escaleras que suben verticalmente
por la loma del Peñón de Gibraltar.

 Luego he ido hacia las Cuevas de San Miguel y allí en la entrada había también una tienda de souvenirs y un bar.  He comprado una Coca-Cola y un paquete patatas fritas par recuperar energías.  Y cuando iba a salir del local, se me ha puesto en medio de la puerta y con intención de saltar sobre mí un pedazo mono que instintivamente he dado un grito.  
Un lugareño de la zona que tenía un palo ha espantado al mono y me ha recomendado que me coma las patatas dentro del bar o que las esconda hasta alejarme de allí porque los macacos tienen un apetito insaciable y me podrían atacar.  Así lo he hecho y me he alejado de allí bastante rápido.

Una vez he llegado a los Pilares de Hércules me he dirigido hacia Punta Europa para ver el faro y la iglesia árabe que hay allí.  Me he sacado las fotos de rigor y luego he cogido un bus que me ha llevado hasta la zona comercial y céntrica de Gibraltar.



Hoy he podido disfrutar de nuevo de una jornada de treking y de subir y bajar pendientes que es lo que me gusta.

¡¡¡Hasta la próxima!!!


Track del paseo por el Peñón de Gibraltar.